Seguidores

30 de abril de 2010

Alicia en el País de las Maravillas

Título original: Alice in Wonderland
Director: Tim Burton
Nacionalidad: EEUU
Duración: 108
Año: 2010
Reparto:  Mia Wasikowska, Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Anne Hethaway, Crispin Glover, Matt Lucas,...
Género: Fantasía / Aventuras


Sinopsis: Alicia, una joven de 19 años, descubre que está a punto de recibir una propuesta de matrimonio frente a un montón de gente estirada de la alta sociedad. Alicia entonces se escapa, corriendo tras un conejo blanco, entra a un agujero tras él... y acaba en el país de las Maravillas, un lugar que visitó hace 10 años, pero el cual no recuerda. El país de las Maravillas era un reino pacífico hasta que la Reina Roja derrocó a su hermana, la Reina Blanca. Las criaturas del país de las maravillas, listos para la revuelta, esperan que Alicia les ayude, y éstas a su vez le ayudarán a recordar su primera visita al mágico reino...

Calificación personal: 5.9

Crítica:  Lo primero de todo, es una película que tenía muchas ganas de ver hacer dos meses, las cuales se apagaron tras leer y oir ciertos comentarios de ella, y me han tenido que convencer para verla. Por lo tanto, ya iba predispuesto a ver algo que quizá no me gustase. Hay una vocecita que me dice que la cosa tiene su encanto, y la verdad es que la peli tiene sus momentos. Pero aquí hay algo que falla.


La primera de mis preguntas es a qué juega Tim Burton. Me da la sensación de que toda la película está cargada de dudas en la dirección, como si el propio Burton tuviese a sus particulares Tweedledee y Tweedledum guiándole cada uno por un camino opuesto. En serio, mientras veía la película, me podía casi imaginar al director interrogándose sobre si darle color a la película, o si darle el tono tenebroso que tanto le caracteriza. Al final parece decidirse por lo primero, pero sigue quedando ese tufillo a que está deseando empezar a meter tintes góticos.


Si a las dudas del director le sumamos una Alicia falta de carisma, la cosa empeora. Me da rabia que se empeñe en recordarse a sí misma durante toda la historia que está soñando, que todo es mentira. Hasta ahora, yo creía que lo bonito del cine era creerse una mentira, pero nuestra protagonista se encarga de que sepamos que todo es falso. Entonces, ¿dónde está la gracia del asunto? Para contrarrestar al fallido personaje principal, tenemos un par de secundarios de lujo que acuden al rescate: el Sombrerero y la Reina Roja. Son lo más destacado de la película junto a la dirección artística. La exageración de ambos la veo acertada, les da un toque cómico y extravagante muy apropiados. Pero centrándome en el personaje encarnado por Depp, creo que es un rol que podría haber sido mucho más. Le falta absurdez y locura, estamos ante un Sombrerero Loco que se pasa la película muerto de miedo y con ganas de rebelión. Y creo que el miedo y la batalla no son atributos que casen con tal personaje. Punto y aparte se merece el baile que se da el tipo, que queda fuera de lugar. 


Finalmente, la historia opta por tornarse épica, y de pronto nos vemos sumergidos en "Las Crónicas de Narnia". A partir de ese giro, parece que todo lo hemos visto en otro sitio. Un clímax desafortunado al que le faltan chispa y buenas ideas.


Lo dicho, no es lo peor de Burton, pero sí se nota un fuerte bajón de nivel. Por lo menos su visionado es agradecido, no se hace pesada, es fácil de digerir, pero también va a ser fácil su olvido.






























































































   

27 de abril de 2010

El caballero oscuro

Título original: The Dark Knight
Director: Christopher Nolan
Nacionalidad: EEUU
Duración: 147 minutos
Año: 2008
Reparto: Christian Bale, Heath Ledger, Gary Oldman, Michael Caine, Aaron Eckhart,...
Género: Thriller / Acción


Sinopsis: Con la ayuda del teniente Jim Gordon y el nuevo y comprometido fiscal del distrito, Harvey Dent, Batman se propone destruir para siempre el crimen organizado en la ciudad de Gotham. Al principio el triunvirato resulta ser eficaz, pero pronto se encontrará preso de un incipiente cerebro criminal conocido como Joker, que introduce la anarquía en Gotham y obliga al Caballero Oscuro a cruzar aún más la fina línea que separa al héroe del justiciero.

Calificación personal: 10

Crítica: Van a hacer dos años desde el estreno del film que hizo justicia al universo de Batman. Rápidamente se convirtió en un referente en el cine adaptado del cómic. Pocas veces se había visto a crítica y público aplaudir una película de forma tan rotunda. Y es que estamos ante una adaptación redonda del universo del murciélago, ante una película admirable, un ejercicio encomiable de pulso narrativo. Sumemos a esto una magnífica labor de dirección, más la profundidad que se les otorga a los personajes, un trabajo de cámara y de fotografía magníficos e hipnotizadores. 


Pero empezemos por el principio. Ya desde el minuto uno se palpa tensión y se nos adelanta lo que va a ser el resto del film. No podría empezar mejor: un atraco frenético, en el que ninguno de los atracadores se conocen entre sí, cuyo líder, el cual supuestamente no interviene en tal acontecimiento, es un tal Joker. Pero rápidamente le reconocemos, estando de espaldas, sin mostrarnos en ningún momento su cara, y le distinguimos del resto de atracadores, todos con máscaras de payasos. Cinco minutos bastan para hacernos saber que estamos ante un Joker diferente, peligroso, y para no andarme con rodeos, magnífico.


La presentación del héroe tenía que estar a la altura. Lo hace en una escena que de algún modo cierra la trama de Batman Begins. De paso, hace aparición uno de los personajes más importantes de la trama, Jim Gordon, al que se le otorga el protagonismo que se merece y no le otorgaron las demás adaptaciones de Batman, interpretado honestamente por un Gary Oldman que demuestra que sabe hacer de bueno. El cuarto personaje en discordia será Harvey Dent, que nos ofrece una de las evoluciones mejor llevadas en un guión en mucho tiempo, y que acabará convirtiéndose en Dos Caras. Los roles del mayordomo Alfred, Lucius Fox y Rachel tienen menor peso en la trama, pero lo poco que aportan lo hacen de la mejor forma posible, y ayudan sobretodo a dar un respiro al espectador con escenas de menor tensión que nos preparan para lo que se nos viene encima. 


Hay que destacar la estudiada y cuidada puesta en escena, sobretodo con el personaje del Joker, que cada vez que parece en pantalla será para no dejar títere con cabeza, para impactar al espectador y hacer que éste pida más. Los diálogos son tremendos, de los que permanecen en la memoria. La contraposición entre el órden del héroe y el caos de su antagonista queda bien remarcada desde bien pronto. Además, es importante el buen uso de las subtramas, que llegan a ser indispensables para el entendimiento de la trama principal, y se necesitan mutuamente para sus desarrollos.Me encanta también el uso de los colores y de la iluminación en todo el film.


Centrémonos en la figura del Joker. Pocas cosas puedo decir que no se hayan dicho ya. Causa un efecto hipnotizador, inquietante, enigmático. Es imposible compararlo con el Joker que nos ofreció Jack Nicholson por el hecho de que son totalmente distintos. Este Joker que nos ofrece el fallecido Heath Ledger en un psicópata que hace el mal sin un motivo claro, por el simple hecho de que "el caos es justo", y porque aparenta necesitar del caos casi tanto como del aire que respira. Nunca se sabe cuál va a ser su propósito, es un ser cambiante anárquico, sin principios, que se rige bajo la ley del ya mencionado caos. Es clave para la conversión definitiva de Harvey Dent en Dos Caras. Y es que la palabra del Joker, bajo una voz pastosa pero profunda, convence, hechiza  y perturba a cualquiera. Un personaje que se llevo su merecido Oscar. 


El otro gran personaje es precisamente Harvey Dent, interpretado por Eckhart de forma convincente. Su transformación a lo largo del film está gratamente llevada. Comienza siendo un tipo con unos principios claros, convencido de que puede erradicar el imperio impuesto por las mafias en la ciudad. Es un buen hombre superado por los acontecimientos, y finalmente, hundido por el desastre y por el accidente que le marcará de por vida, decide eliminar de forma drástica a aquello que antes simplemente dejaba en manos de la justicia, perturbable y manipulable.


Ya he dicho que el manejo de la cámara es magnífico y junto al montaje hacen muy llevaderas las dos horas y media de metraje. En todo momento podemos ver lo que ocurre, las escenas de acción dan todo tipo de detalles. Sin ir más lejos, la escena de la persecución en la autopista, con Joker conduciendo un camión y Batman su moto, y con la policía por medio, es una de las escenas mejor rodadas y dirigidas en una película de este estilo. 


Dicho sea de paso, hay que alabar el poco uso del ordenador. La mayoría de los efectos especiales se hicieron con explosiones reales (incluyendo la demolición de un edificio entero, o la voltereta del camión), o con maquetación. El paisaje urbano también es real, y en esas escenas exteriores solo se usó el croma para las escenas de Hong Kong en las que éste es recorrido por el aire por Batman, ya que está prohibido filmar desde helicóptero en la mencionada ciudad. 

La película, nominada a 8 Oscars, se llevó también un segundo en el aprtado sonoro. La mezcla de sonido ambiente, de efectos sonoros y del aporte de la banda sonora es digno de tal premio. 


Así pues, estamos ante una lección de cine de acción, sus giros de trama y las decisiones en el guión del porvenir de los personajes son muy atrevidos, y el entretenimiento está asegurado. Nolan cimenta su posición como el gran realizador de blockbuster inteligentes.

21 de abril de 2010

El bueno, el feo y el malo.

Título original: Il buono, il brutto, il cattivo.
Director: Sergio Leone
Nacionalidad: Italia
Duración: 150 minutos
Año: 1966
Reparto: Clint Eastwood, Lee Van Cleef, Eli Wallach
 Género: Western


Sinopsis: Durante la guerra de Secesión, tres cazadores de recompensas se lanzan a la búsqueda de un tesoro que ninguno de los tres truhanes puede localizar sin la ayuda de los otros dos. Tuco (Eli Wallach) sabe que el tesoro se encuentra en un cementerio. El Rubio (Clint Eastwood) conoce el nombre inscrito en la tumba que lo esconde. Sentencia (Lee Van Cleef) no duda en matar a mujeres y niños para conseguir su meta.

Calificación personal: 10

Crítica: Y llegó Sergio Leone y revolucionó el género. Estamos ante una película que rompe con el western más clasicista, algo que en su momento fue criticado por los aférrimos defensores del cine de bandoleros. Pero tras esta anécdota, está el hecho de que es complicado encontrar algún defecto en El bueno, el feo y el malo. Todo en ella es perfeccionismo y grandilocuencia escondidos bajo una máscara de minimalismo: su genial trío de protagonistas, la maestría en la dirección, la fotografía analizadora, la magnífica banda sonora de Ennio Morricone,...


La primera media hora nos presenta a los tres personajes a los cuales seguiremos durante dos horas más, que cabe decir, se hacen amenas gracias a una narración y un ritmo impecables. Son tres personajes esteorotipados dentro del género: el Rubio (el bueno) no es más que un buscavidas guapete y chulesco de gatillo fácil; Tuco (el feo) es el bufón pillastre con el que el público simpatiza rápidamente; Sentencia (el malo) es un canalla cruel y vil falto de ética. Pero, si son personajes tan esquematizados, ¿qué les hace tan especiales? Está claro: la línea que les separa entre lo bueno y lo malo es muy delgada, los tres son tan truhanes y peligrosos como el que más, los tres persiguen una misma meta y harán lo que sea con tal de llegar a ella sin ningún remordimiento ni reparo, son rudos, vengativos y egoístas.


Tanto la fotografía como la música son dos de los aspectos técnicos que caben destacar. La primera te ofrece unos primeros y primerísimos planos que se te clavan en la retina como alfileres, te hacen palpar el ambiente con un uso muy barroco de sus imágenes, y otorga unos planos generales del desierto que ganan fuerza con la genial banda sonora de Morricone,que solo se puede describir como inolvidable.

Por último, quisiera señalar el momento catártico de la película como una de las escenas de la historia del cine mejor filmadas y resueltas. Durante unos tres minutos interminables, los tres forajidos, enfrentados entre ellos, intercambiando miradas de miedo, nerviosismo, duda, odio,... Las imágenes cobran fuerza. La angustia, la agonía y la impaciencia por la resolución del momento crecen. Y todo se resuelve con un disparo. Genial.


En general, estamos ante una visión obligada para cualquier amante del cine, tanto para seguidores como no del western. Una película enorme y eterna.

20 de abril de 2010

Joker VS Lex Luthor

Ambos encabezan la larga lista de villanos respecto a sus respectivos antagonistas, Batman y Superman. La existencia de éstos no se entendería sin la existencia de ellos. Pero, ¿cuál de los dos es mejor en su parcela (vamos, dar por culo a sus respectivos enemigos)? Analicemos:

Joker: su primera aparición data del Batman Nº 1 (1940). Se nos presenta como un archivillano de humor negro, de sonrisa malévola, un diabólico genio criminal con la apariencia de un payaso y que acostumbra a dejar a sus víctimas con una grotesca sonrisa. No duda en asesinar a cualquiera que se interponga en su camino, posee una extrema facilidad para el engaño y para la persuasión.

Origen criminal: no está del todo claro. En La broma asesina se nos da la teoría de que en un pasado fue un ingeniero que abandona su profesión para dedicarse a la comedia, pero fracasa. Arruinado, guía a unos criminales dentro de la planta donde trabajar para obtener un botín. Pero antes, se entera de la muerte de su esposa, e intenta huir del plan, pero los criminales le obligan a participar, y finalmente cae en el tanque de químicos que le otorgan su aspecto y le hacen perder la razón.

En la película de Tim Burton, antes de ser Joker es un peligroso gangster llamado Jack Napier, que cae en el tanque de químicos tras un  intento de asalto frustrado.

En la película de Christopher Nolan, Joker describe dos de sus posibles orígenes: su padre borracho le hizo las cicatrices siendo niño, y luego dice que se las hizo él mismo después de que unos mafiosos le hicieran lo mismo a su esposa.

Hechos destacados: asesinar al segundo Robin, dejar paralítica a Batgirl, sadismo, inteligencia extrema, psicótico, representante del caos, superdotado, ...

Lex Luthor: su primera aparición fue en Action Comics Nº 23 (1940). Es la oposición de Superman: carece de poderes sobrehumanos, no tiene identidad secreta, pero tiene el poder del dinero y de la inteligencia, orgulloso y vengativo, sin ningún principio ético.

Origen criminal: hay varias versiones. Una de ellas es que en un principio fue un ladrón peligroso y persuasivo.

La más conocida es que es el dueño de Lexcorp, compañía que controla la economía de Metrópolis. En ciertas versiones, su rivalidad con Superman data directamente desde su juventud, en la cual eran amigos. Luthor era un jóven obsesionado por descubrir vida extraterrestre que sufre un accidente de laboratorio y desaparece de Smallville. En su reencuentro con Clark Kent, Luthor parece haber olvidado su pasado, y descubre su vulnerabilidad frente a la kriptonita.

En la serie de televisión Smallville, es amigo de Clark Kent, pero su billonario padre le educa para ser como él, y pese a que lucha por no serlo, finalmente sucumbirá y se convertirá en enemigo de Kent.

Hechos destacados:llegar a ser presidente de los EEUU, procurarse un anillo con un fragmento de kriptonita, putear a Superman, ...


Y bien, ¿cuál es vuestro favorito?

16 de abril de 2010

La decadencia de la sociedad en España

Hace algún tiempo, un colega me comentaba que la cultura española rivalizaba con la de cualquier país tercermundista. Quizá sea una afirmación demasiado extremista, pero algo de razón sí llevaba el muchacho. Estamos anclados en una sociedad bastante conformista e ignorante, que no quiere aprender, pero que se engaña a sí misma con su "verdad".

No veo seria ni responsable una sociedad más pendiente de la última juerga de Cristiano Ronaldo o de las declaraciones de ese producto televisivo llamado Belén Esteban, o de los improperios que se sueltan los políticos, que de lo que se hace con sus impuestos, de lo que a sus hijos se les inculca en la escuela, o de los problemas de los jóvenes con formación para encontrar un puesto de trabajo digno de tal formación.

Vivimos en una sociedad criticona y machacona. La gente parlotea sobre cosas sin el mínimo concimiento de ellas, pero claro, poseen "su verdad". He visto tipos criticar el comunismo y alabar el capitalismo, sin siquiera saber sus fundamentos, y crucificaral primero basandose en el régimen de Castro en Cuba o en el de Mao en China, ejemplos de comunismo no válidos al tratarse de dictaduras (es como si yo pongo de ejemplo de democracia el gobierno de Hitler). He visto tipos hablar sobre los heavys, tachándoles de guarros, incultos, borregos, y un sinfín de barbaridades y afirmaciones propias de sus adulteradas y prejuiciosas mentes, cunado la comunidad heavy es una de las comindades más ricas musical y culturalmente hablando, y es una de las sociedades mas tolerantes con el resto de tribus urbanas, y a la vez mas intolerantes contra aquello que es denigrante e injusto; pero eso sí, los pijitos que visten ropa que cuesta la mitad de mi salario, y que se van a divertirse por la noche, son muy buena gente. He visto tipos hablar "sin fuste ni fuelle" acerca de cine, censurándose a sí mismos películas clásicas, como El golpe, Casablanca, El Padrino, o Apocalypse Now, con el prejuicio de que al ser antiguas o en blanco y negro son aburridas, pero en cambio flipan con Furia de titanes, Transformers, ... Y gente que tacha de fanáticos a los musulmanes por peregrinar a la Meca masivamente, pero que no se pierden un año el Rocío. Y así podría tirarme todo el día poniendo ejemplos.

A lo que voy es que estamos en una sociedad que ha perdido las ganas de explorar lo que les rodea, de conocer, de saber, y prefieren ser educados por un televisor antes que por la interminabla fuente cultural e informativa que ofrecen los libros. Estamos en una sociedad configurada por lo que dicen los medios de información potenciales (prensa, televisión, internet,...). Y, aunque esto es aplicable a toda la sociedad occidental, en nuestro país concretamente la situación es mucho más preocupante. Somos un conglomerado de chonis, pirris, verduleras, niños y niñas de papá, obreros de derecha , socialistas centralizados, macacos/as, shu-flamenquitos, y así un largo etcétera, que alabamos la forma de vida española, nos hacemos gracia a nosotros mismos por nuestra simpática incultura, y que creemos que somos lo más.
Todo esto me da vergüenza ajena. Ni lo comprendo ni lo acepto. Mi futuro está en manos de esa clase de individuos que están más dispuestos a dejarse el dinero en votar al siguiente expulsado de Gran Hermano que en hacer alguna actividad enriquecedora para sí mismos (ir al cine, al teatro, visitar un museo, comprar un libro, ver una exposición de fotografía, compartir las pipas,...). Total, hay excusa, como estamos en crisis...

14 de abril de 2010

¿Por dónde empezamos?


Probando... Un, dos, un, dos...¡Ey! ¡Sí! ¡Ey!

¿Se me lee? ¿Se me entiende?

Bien, pues... ¿Cómo cojones se empieza un blog?

Después de meditar acerca de la respuesta durante veinte minutos y no hallarla, simplemente diré que a partir de esta primera entrada iré publicando temas de interés personal, o sea: cine, música, cómics, frikadas varias, cosas inútiles y sin fundamento, videojuegos, delirios mentales,...

Todo ello sin un objetivo en particular, sin fuste ni fuelle. Eso sí, a ver si aportais cosillas, no seais perros.