Seguidores

28 de julio de 2013

67 horas de 232 horas y media.

Ole a los compañeros majos. En concreto al que hoy me ha acercado al metro y que gracias a él he llegado un par de horas antes a casa. Casi nada.

Además, este hombre, que tendrá taitantos años, es que es majo, simpático, no dice una palabra más alta que la otra, es gay discreto, que dan ganas de hacerle ñiñiñiñiñi en las barbas y pedirle que por favor sea tu papá.

Y por favor, que se pudran los encargados que se vuelven gilipollas cuando la jefa suprema regresa de vacaciones y emprenden su particular caza de brujas para exhibirse delante de ella y que les de un huesito.

No hay comentarios: