Seguidores

30 de julio de 2013

95 horas de 232 horas y media.

Si hay peor que matarte a trabajar en verano es nada más entrar encontrarte a algún mamarracho de tele5 haciendo un reportaje. Porque me diréis que ese menda que se hace llamar Torito, que yo creía que era del Sálvame pero mi madre me ha corregido diciéndome que trabaja en ese progama tan lleno de vitalidad y juventud que es Qué tiempo tan feliz, no es mamarracho, hortera y dos veces hortera. Que lo de combinar rastas con mocasines rositas no se le hubiese ocurrido ni a Agatha.

Hablando de todo un poco: se ve que este año en mi empresa han decidido contratar como auxiliares a todos los muchachos de San Martín de la Vega que en las últimas generaciones no han logrado sacarse la ESO. No seré yo quien diga que no logran hacerse con el graduado por ser personas limitadas, les daré un voto de fe pensando que simplemente son hijos de cabreros. Y todos coincidieron en las pellas del instituto (me niego a pensar que estos seres llegaran a pisarlo), por lo que ahora me siento como el profe hijo de puta que les tiene manía al que ponen a parir en el descanso. Y yo tan feliz jodiéndoles la existencia cada vez que intentan vacilarme. Si sus padres no les han educado, pues ya lo hago yo poniéndoles a rascar chicles pegados en el suelo.

No hay comentarios: