Seguidores

1 de agosto de 2013

105 horas de 232 horas y media.

He aprendido a hacer fotosíntesis. Es genial porque no necesitas comer, ni descansar, y con un par de bocanadas de aire cada media hora te es suficiente. Tú solo tienes que estar plantado varias horas al sol, viéndolas pasar, das un traguito de agua cada poquito, y listo, sobrevives que te cagas.

Luego surge en tu piel una mezcla de arenilla, roña y sudor que si eres emprendedor podrías darle un gran uso patentándola como sustituta del cemento. O bien podrías ser imaginativo y simplemente pensar que estas recién salido del mar y convirtiéndote en una croqueta con la arenosa playa.

Si es que cuando trabajas tanto todo son ventajas, no me jodas. Y yo tengo la inmensa suerte de que para el día 20, día que finaliza este reto, habré superado la marca prevista inicialmente de 232 horas y media, que en 10 días ya casi me he fumado la mitad.

No hay comentarios: