Seguidores

19 de agosto de 2013

222 horas de 232 horas y media.

Hoy he tenido uno de esos momentos tan mágicos en los que se alinean los planetas y se te juntan varios factores no deseables a la vez. A saber:

- La atracción que no le da la gana ponerse en marcha.

- Un grupo de visitantes esperando a montar, otro en precarga, y otros dos en el preshow. Para los no iniciados, os explico: precarga es colocados para acceder a la atracción (en este caso un simulador) después de chuparse 10 minutos de cola y otros 10 del preshow coñazo donde se les cuenta que tienen que salvar Gotham.

- Visitantes se acuerdan de mi madre, golpean con furia las puertas de la atracción para que les abra, e insinúan que si soy un homicida compulsivo.

- Auxiliares que reciben la orden A y hacen 20 órdenes que no son A. Órdenes que ni siquiera son vocales, vamos.

- El encargado de zona diciéndote por walkie que tú solito te bastas para controlar la situación, que ya si eso se pasa después a ver si ha quedado mucha sangre.

- El personal de mantenimiento que iba a ponerte la máquina de nuevo a tope desaparece misteriosamente.

Poca mala hostia tengo yo para trabajar en estas situaciones extremas.

No hay comentarios: