Seguidores

20 de agosto de 2013

232 horas y media de 232 horas y media.

Y se acabó el cuadrante del mes. Quiero dar las gracias a la persona que se encarga de distribuir las horas en mi trabajo, sin cuyo afán por matarme a base de quitarme vida social colocándome horas y horas al frente de un panel no habría sido posible realizar este especial en mi blog. Es más, sin esto seguramente me habría tirado un mes sin actualizarlo.

Espero que mi próximo especial de seguimiento sea más interesante. Estoy pensando en hacer el diario de descomposición de una lenteja en un tarro vacío de mermelada. ¿Qué ocurrirá? ¿Saldrá moho? ¿Un nuevo descubrimiento culinario? ¿O una raza de supermoléculas invisibles para el ojo humano que colonizará toda vida basada en el carbono?

P.D.: Este blog regresará a su habitual y aleatorio contenido...no sé...¿en una semana? Dadme tiempo, ¿vale? Mi cabeza me pide escribir en los momentos más inesperados. Por ejemplo, ahora mismo estaba a punto de batirme en duelo con el duque de Noichenosequé. Todo en plan siglo de oro pero con espadas láser.

No hay comentarios: