Seguidores

27 de febrero de 2014

Hablar sale gratis.

Desde hace un tiempo más o menos reciente, el mundo me da miedo. Antes ya era consciente de que los humanos somos peligrosos, y que la masa es ignorante. Pero viendo todo lo que está pasando de un tiempo a ahora, me da la sensación de que ya todo da igual, de que se ha suprimido por completo el derecho a la seguridad ciudadana, y de que cualquier barbaridad más propia de sociedades medievales que de una sociedad del siglo XXI puede quedar impune.

En Rusia y Uganda se persigue y se trata de erradicar la homosexualidad. En Ucrania se ha levantado, consentido y apoyado desde fuera un movimiento popular opositor, pero cuya raíz es fascista, y que en unos meses ha expulsado a minorías étnicas, ha prohibido partidos de izquierda o ha destruído monumentos a aquellos que les liberaron de la ocupación alemana durante la II Guerra Mundial. En Venezuela hay una batalla con síntomas de guerra civil. En España se ha prohibido el aborto y hay un movimiento represor hacia las clases más desfavorecidas. Como en todo el sur de Europa. Mientras tanto, la ONU o mira hacia otro lado, o no quiere enterarse, o se lava las manos.

Centrándome en nuestra amada patria monárquica, católica y tradicional, la justicia se está tomando unas buenas vacaciones. No solo en términos legales, sino en términos cívicos y éticos. Declaraciones como la de un concejal del PP de Villarrobledo a una parada: "Métete a puta". O de la presentadora Toñi Moreno a una mujer maltratada por su pareja: "o se denuncia, o se calla una para toda la vida". Más declaraciones por todos conocidas: el "que se jodan", sin ir más lejos. O las portadas de ciertos periódicos día tras día. O el libro del arzobispo de Granada, "Cásate y sé sumisa". Quiero decir, que hay un sector de la sociedad que se siente impune a todo. Da igual lo que digan, lo que hagan. Si alguien les acaba advirtiendo de que han metido la pata, pedirán perdón y dirán que no lo volverán a hacer. Ni pierden el cargo, ni tienen ninguna sanción. Castigos más propios de niños de preescolar para cargos públicos.

Luego está el hecho de la frecuente manipulación de información a la que estamos abandonados. Es agotador buscar por los medios cualquier artículo de lo que sea que realmente tenga una veracidad íntegra y una objetividad precisa. Total, engañar no sólo es más fácil que decir la verdad, puesto que para contar la verdad el informador debe buscar fuentes y contrastarlas, sino que la mentira le sale gratis a tal informador. Y tales mentiras pueden llevar a creernos que lo que ocurre en Ucrania o en Venezuela son movimientos democráticos y pacificadores, y que las manifestaciones que aquí hacemos son radicales y anticonstitucionales.

En fin: todo es fabuloso.

20 de febrero de 2014

Mi Top 20: películas, parte 2 (ACTUALIZADO 2014)

10. Apocalypse Now (Francis Ford Coppola) 1979

Colosal obra maestra, con una producción mítica, excesiva y caótica. Una disección no de la guerra, sino de la locura humana, del animal que llevamos dentro. Insuperable cine bélico.



9. El imperio contraataca (Irvin Kershner) 1980

Si bien su antecesora se confirmaba como la mayor aventura espacial de todos los tiempos, esta secuela la superaba en cuanto a madurez de personajes y de trama, dejando a Lucas en labores de producción y de supervisión de efectos, cachibaches, criaturas y bichos, lo cual le sentó de lujo al conjunto.



8. El bueno, el feo y el malo (Sergio Leone) 1966

La guinda de la trilogía del dólar. Parte de los tres estereotipos más reconocibles del western, y los lleva a un triunfo de la picaresca y de los canallas, a una ensalada de tiros muy bien rodada, que obliga al espectador a sentir la tensión de las espuelas, del ulular del viento desértico, del sudor graso de quienes van a enfrentarse.



7. El club de la lucha ( David Fincher) 1999

Es el resultado de que un tropecista del ritmo narrativo y del atractivo vosual como Fincher llevara la extraña y violenta historia que dio éxito a Chuck Palahniuk al cine. Su único propósito es ser efectista lanzando una salvaje y peligrosa crítica a la masa social actual. Contundente, radical e imprescindible.



6. Old Boy (Park Chan-wook) 2003

Chan-wook es experto en destripar los sentimientos más extremos de sus personajes. Potente, visceral y, constatado por la hostia que se ha metido Spike Lee en taquilla y en acogida tanto de crítica como de público con su remake, inimitable.



5. Ciudad de Dios (Fernando Meirelles) 2002

Turbia y realista exhibición del mundo del narcotráfico y de las bandas de las fabelas. Transparente, magistral y bello relato de lo terrible.



4. El padrino II (Francis Ford Coppola) 1974

Vale, ya no está Brando, pero con un De Niro increíble esta secuela que se parte en un montaje paralelo entre la situación que hereda Michael y la situación de cómo Vitto llegó a ser quien fue supera a una primera parte que parecía ya de por sí insuperable.



3. El Señor de los Anillos. El retorno del rey (Peter Jackson) 2003

No da tregua desde el minuto 1. Fantástica, con batallas colosales, cada personaje tiene su momento de gloria. Es una de las mejores inversiones que se pueden hacer en colirio para paliar las consecuencias de no pestañear.



2. El Caballero Oscuro (Christopher Nolan) 2008

Cambió radicalmente no solo el cine superheróico, sino el género de acción. Seria, adulta, con un protagonismo coral enfrentado a un Joker siniestro, divertido y anárquico. Ha dejado el listón por las nubes para intentar llevar de nuevo a cualquier personaje de cómic tan alto.



1. Pulp Fiction (Quentin Tarantino) 1994

No hay nada que no se haya dicho de ella. Una puta genialidad.


18 de febrero de 2014

Mi top 20: películas, parte 1. (ACTUALIZACIÓN 2014)

20. Jurassic Park (Steven Spielberg) 1993

¿Hay alguien a quien no le guste? Es una lección de cómo hacer entretenimiento, tiene frases y personajes míticos ("¿en algún momento veremos dinosaurios en su parque de dinosaurios?"), y aún 20 años después sigue impresionando su diseño de producción.



19. Stoker (Park Chan-wook) 2013

Es una película que hipnotiza, tensa, con un guión rompedor, elegante y aterrador. Por otra parte, es el debut norteamericano de Chan-wook, que demuestra su poderío visual y narrativo.



18. ¡Olvídate de mí! (Michel Gondry) 2004

Jim Carrey demostrando todo el talento que no ha sabido aprovechar, una historia de amor contada desde el desamor, con un guión originalísimo, con unos medidos toques de humor y drama.



17. Piratas del Caribe. La maldición de la Perla Negra. (Gore Verbinsky) 2003

Es una aventura perfecta, llena de humor y acción, que de paso resucitó el género bucanero, y dejó para la historia a Jack Sparrow.



16. (500) Days of Summer (Mark Webb) 2009

La comedia romántica definitiva, que parte de la base de que la historia de amor que te va a contar no acabará bien, dejando para el misterio el por qué de tal fracaso amoroso. Nostálgica, divertida, sincera, diferente. Pequeña gran joya.



15. Django Unchained (Quentin Tarantino) 2012

Es la película en la que Tarantino ha llegado a su cénit como director. Las interpretaciones de Christoph Waltz y Leonardo DiCaprio son admirables. Tiene una logradísima unión de momentos delirantes en los que ries a carcajadas, con momentos de crueldad y tensión extrema.



14. Una historia de violencia (David Cronenberg) 2005

Un western ambientado en la época actual, cine negro alejado de la selva de la gran ciudad, donde Viggo Mortensen es el padre de familia idílico pero que se convierte en héroe local al impedir un atraco con una inusual habilidad para matar gente.



13. Déjame entrar (Tomas Alfredson) 2008

Una tragedia juvenil, en el que se da una vuelta de tuerca al mito del vampiro sin prostituir la figura de la criatura, sin ñoñerías adolescentes. Tierna, perturbadora, bella y brutal.



12. Origen (Christopher Nolan) 2010

La película es un desafío en sí mismo. Grandes escenas, dentro de grandes escenas, dentro de grandes escenas. Un puzzle el cual es un gozo ir resolviendo poco a poco, con un reparto y dirección de lujo.



11. Seven (David Fincher) 1995

Ninguna película de asesino en serie ha logrado tanta solidez. Tiene una ambientación sucia, rara, mohosa, la cual se ha sido una referencia a imitar posteriormente. El montaje y la narración no dan pie a posible agujeros vacíos.


1 de febrero de 2014

Antihype innecesario.

Mi frikie interior está indignado por el cúmulo de haters y antihype que se está generando alrededor de los proyectos que tiene DC para sus próximas películas y salto a la televisión. Al mismo tiempo, indignado por lo sobrevalorado que está todo lo que ha hecho Marvel. Y, sinceramente, ni la primera se merece la de piedras que les están cayendo, ni la segunda se merece los lametones de polla de los que está disfrutando.


Analicemos lo que ha hecho Marvel hasta la fecha. Sin contar Spiderman, que va a su bola y es una franquicia manejada por la Sony, tenemos a Capitan America, cuya primera parte es para críos, una memez de la que el propio Hugo Weaving se arrepintió por haber participado en ella, y cuya secuela tiene un tráiler molón pero que aún no ha demostrado nada; tenemos a Thor, cuya primera parte solo tiene una cosa buena, y es Loki, del que, como queda visto en su mejorada secuela, no se puede desprender; dos películas de Hulk aburridas y sosas; y la trilogía de Iron Man, con una primera parte muy buena, una segunda que se va por los cerros de Úbeda, y un final digno. Luego está Los Vengadores, donde la cosa funciona que te cagas. De la serie Agents of Shield mejor ni hablo, porque qué cosa más espantosa. Guardianes de la galaxia puede convertirse en otro logro...o en una gran cagada. Habrá que ver.

Vamos a DC. Tiene la mejor trilogía que se ha hecho de un superhéroe, el Batman de Nolan. Man of Steel habrá a quien no le guste, y habrá quien prefiera el Superman salvagatitos de Christopher Reeve, pero ahí está, con suficiente potencial como para haber resucitado a un personaje que no sabían cómo cogerlo, una película que implora una secuela. Luego está Green Lantern, fracaso absoluto, y la serie Arrow, que ni fú ni fá.

Sin tener en cuenta todo lo que se hizo antes de los proyectos futuros de Avengers por parte de Marvel y Justice League por parte de DC Comics, a mí esto me parece un empate técnico. Ni la Marvel está en la absoluta gloria en la que algunos la colocan, ni DC está haciendo las cosas tan mal como la misma gente dice. ¿Que se va Nolan de los proyectos de DC? Es que ni siquiera iba a haber producido Man of Steel, y solo lo hizo bajo petición de la Warner. Él quiere centrarse en proyectos propios más allá de los superhéroes, es una etapa que ha dado por finalizada.

¿Cual es el futuro de DC en cine? Lo que hasta ahora se conoce como "Superman VS Batman", presentando a un nuevo Batman interpretado por Ben Affleck. A mí tampoco me gusta Affleck como Batman, pero si tanto insisten con él después de todo lo que ya se ha dicho en su contra, es que están muy seguros de sí mismos. Yo le doy el beneficio de la duda. Y, sorpresa, Lex Luthor será Jesse Eisenberg. Los haters ya han hecho su puesta en escena. ¿Por qué Jesse Eisenberg teniendo, por ejemplo, a Mark Strong? Cuidado, un tío que siempre hace de villano haciendo de villano por enésima vez. O Brian Cranston... ¿Para qué? ¿Para repetir su papel "badass" de Breaking Bad? Pues, sinceramente, prefiero a Jesse Eisenberg porque es distinto a lo visto hasta ahora. Ya hemos visto a Luthor como un tío en plena madurez, con Spacey y Hackman dejándole a la altura del betún. Eisenberg puede renovar a Luthor de la misma manera que lo hizo Heath Ledger con Joker. 

Y la serie "Gotham", protagonizada por Gordon, comenzando desde el asesinato de los padres de Bruce Wayne, que será un personaje secundario, y cuya primera temporada finalizaría con su transformación en Batman, con apariciones de villanos los cuales tendrán la oportunidad de mostrarse y desarrollarse en todo su explendor. No me digáis que esta mezcla de "Gotham Central" y "Año Uno", y que podría coger tramas de villanos como la del comic protagonizado por Harvey Dent "Jekyll & Hyde" o el de "Joker" no es llamativa.

Lo dicho, mucho hater que tira piedras y juzga cuando aún no se ha mostrado nada de algo que tiene mucho potencial, y que encumbra a una productora que ha tenido el mismo número de cagadas y cuyo mayor logro ha sido hacer que los Avengers reunidos funcionen de manera plena. Tened un poquito de fe, tristes, que sois unos tristes.