Seguidores

30 de noviembre de 2011

What drives me nuts.

Quiero dar un toque de atención a esas personas que van por la vida como si el mundo no fuese con ellos: los lentos. Es a esas personas lentas, pero que parece que son lentas a propósito, que caminas detrás de ellos por la calle y tienes que adaptarte a su ritmo porque los hijos de perra no te dejan ni adelantarles. A esos lentos me refiero, a esos es a los que habría que exterminar.

Es que no hay expresión en castellano que describa lo que esta gente me enerva, así que usaré una expresión anglosajona: they drive me nuts. Cuando vas con prisa por la calle y un tipo de esta calaña frena tu ritmo dan ganas de invadir Polonia. Te colocas detrás de él, intentas educadamente adelantarles, pero ellos zigzaguean, como si te vieran por retrovisor, y no te dejan pasar. Además parece que lo hacen por orgullo propio, como si les molestara que tu seas más rápido caminando que ellos. Y les puedes hacer todo tipo de señales desde sus retaguardias, que se aferran a su actitud de "disfruta de la bonita visión de mi culo". Que si por lo menos el culo fuera digno de admirar, pues me relajaría, pero esta gente son de culos mal diseñados.

En el metro esta gente adopta otra actitud: son esos tipos que se colocan en la parte izquierda de las escaleras mecánicas y se frenan en seco (para quien no entienda de medios de transporte plebeyos: hay una regla no escrita que reserva el lado izquierdo de las escaleras mecánicas a la gente que quiere avanzar). ¡Te miran con una autosuficiencia! En serio, dan ganas de disecarles y usarles después como abono biodegradable.

Creo que me gusta este método contra los lentos.
Así que mi mensaje para la gente pausada, cachazuda, culera, paulatina, flemática... ¡Lentos, en general! Por vuestra culpa gente muy válida ha perdido el bus que le llevaba a la entrevista de trabajo del puesto de su vida. Por vuestra culpa el padre del pequeño Timmy no llegó a tiempo para verle realizar su primer home run. Por vuestra culpa Jack Bauer no puede tomarse ni cinco minutos para mear, porque le entorpecéis para llegar a tiempo cuando hay alguna bomba colocada por algún grupo ecoterrorista iranokosovar que desmantelar. Por vuestra culpa doña Josefa llegó tarde a la apertura de El Corte Inglés y ya se había agotado aquella blusa azul de Lacoste rebajada al 30%. ¡Un 30%, hijos de puta!


Lentos, mi mensaje es: espabilad u os reviento.

3 comentarios:

Ana Pepinillo dijo...

Haz un llamamiento para decir que encima de que son lentos y ocupan todo el espacio, por favor, no se tiren pedos, que la vez que me tocó ir detrás de un viejo así tirándose pedos... madre mía!!

dr.indy dijo...

na, los que merecen morir entre terribles sufrimientos son los que se quedan clavaos en las bajadas de los bordillos. y los que aparcan el puto coche en las bajadas de los bordillos, esos ya... exterminacion total del sujeto y toda su familia.

Puto Maiden dijo...

@Ana Pepinillo: ya te digo yo que son mala gente, no se andan con finuras.

@dr.indy: amén.