Seguidores

20 de enero de 2012

¡Ay, piratillas!

Queriéndo dedicarme a la industria cinematográfica, no puedo estar callado ante las acusaciones por parte de la gente del negocio a la piratería por destrozarles el chiringuito.

Porque resulta que la piratería hunde la industria, pero poner entradas a 8€ y un bol de palomitas con una cocacola a 10€ no. Y eso si tu película no exige ser vista con las gafitas 3D por las que te cuelan otros 3€.

Porque bajarse una película para consumo propio es robar, pero financiarla gracias a una subvención del Estado, la cual se obtiene de los impuestos de los ciudadanos, y luego cobrarles por ver un producto que ellos mismos han producido no. Sí, queridos amigos, vosotros y yo somos indirectamente productores cinematográficos. ¿No lo sabíais?

Porque el cine americano ensombrece las producciones propias. Bueno, analicemos. La mayor mierda americana nos la publicitan con un tráiler que nada más verlo te dice: "sí, putita, sabes que quieres tragarte esta mierda". Porque hacen tráilers que funcionan como publicidad de ese producto, y funciona. Ahora bien: ved el tráiler o el cartel de cualquier película española, por buena que sea. Tras ver ese tráiler, cualquier espectador estándar se dice a sí mismo: "me has aburrido en 2 putos minutos, no quiero ni imaginarme cómo será soportar 2 horas de película". ¡Mira que son malos los tráilers de las películas españolas, cojones! Y que no me jodan, porque se ha demostrado que cualquier película española que se ha promocionado decentemente, luego la audiencia ha respondido.

Porque los consumidores lo quieren todo gratis. Pero esos productores que no sueltan un duro a nadie que ha trabajado en una producción hasta que no obtiene resultados en la taquilla... ¿Qué cojones es ese señor? ¿Sabíais que mucha gente que trabaja en el cine de este país, en efecto, trabaja gratis y no cobra hasta que una película empieza a tener beneficios? Imagináos que vosotros firmáis un contrato con una empresa que vende compresas, por poner un producto cualquiera, y que no os va a pagar hasta que no venda un millón de paquetes de compresas. ¡Pues eso ocurre! ¡Es sangrante!

Porque tampoco tiene nada que ver con la falta de audiencia el hecho de que la calidad del cine cada vez sea peor. Qué va. Es que la gente es una borrega por no ir al cine a ver películas como "El equipo Já", "Yo soy la Juani" o "Mentiras y gordas". La censura tampoco tiene nada que ver en esto. ¿Tampoco sabíais eso? Ocurre lo siguiente: cuando a un productor le enseñas un guión, este llega y te dice: "te consigo el dinero si quitas esto, esto, eso, y si metes de protagonista a Mario Casas y pones un par de escenas con tetas." Si tragas, tienes tu película, y si no, pues te vas por donde has llegado. Porque siendo el cine una expresión artística más, y habiendo sido el arte siempre inconformista y crítico, ¿como es posible que en España, país de corruptos y mafiosos donde los haya, no haya habido una puñetera película que refleje esa realidad? Amigos, porque ellos son los que manejan el cotarro.

De verdad, con lo fácil que sería levantar la industria. Tan sencillo como vender bonos anuales en las salas de cine, se me ocurre. Si a un parque de atracciones le sale rentable dejar disfrutar de sus servicios ilimitadamente a cualquier persona por 90€ anuales, a una sala de cine también. Estamos hablando de que se podrían ver todas las películas que quisieras al año por un precio bastante razonable. "Pero es que entonces las personas pagarían de media unos 10 céntimos por cada película que ve". Bueno, ya es más de lo que se dejan ahora mismo, aparte de que esas personas pueden comprar bebida y comida que da más beneficios que la propia película. Bajar la tarifa normal también ayudaría mucho. Si el día del espectador, que en vez de cobrarte 8 te cobran 6€ la sesión, se dispara la audiencia, ¡imaginaos si todos los días se cobraran 4€ la película! Y ya si se empezara a promocionar el cine hecho aquí como es debido y se empezara a tener en cuenta la calidad de una película, teniendo en cuenta que también está hecha para entretener, pues ya ni os cuento.
¡Ay, José Luis, si levantaras la cabeza!

Porque ese es otro problema de el cine en este puto país. Que si se hace cine con criterios artísticos, luego aburre a las vacas. Y se hace lo fácil: decir que el espectador español es inculto. No, lo que pasa es que no es gilipollas, puto gafapastoso de mierda, y no se va a tragar tu mierda adornada con unos cuantos planos bonitos. Y lo contrario, cuando se hace una película divertida, resulta que es cutre. Y no es por nada, pero siempre que se ha perseguido el término medio a entretenimiento y calidad, la cosa suele funcionar.

Pero vamos, que la culpa es vuestra por compartir archivos en internet. ¡BURROS!

11 comentarios:

JasJ dijo...

Eres un artista...a ver si la gente de tu/nuestra generación van subiendo, y se vayan jubilando otros personajes e ideas ancladas en el pasado

JavierBizarre dijo...

Me encanta esta entrada, tienes toda la razón. Los cines de Coslada ponen sus pelis una vez al mes a 3.5 euros. Y así siguen a flote. Si ellos pueden los grandes cines también, lo que pasa es que no quieren...

Fiebre dijo...

Orgasmá me hallo.
No he visto una mejor exposición en siglos.

El ejemplo spanish lo tenemos en Santiago Segura. Trailers tipo americano, promoción autóctona a lo bestia... y denostación general de la gente del cine.

Desde luego jamás serán sus películas mis favoritas (soy más de El Padrino y de Sospechosos Habituales), pero al menos le tengo respeto.

Anónimo dijo...

Muy buena crítica. Pero me quedo con lo de las compresas: sangrante.
Se podía hacer un guión de la ospera.

Sara Martínez dijo...

Es que son tan ladrones... En verano suelo ir al cine con mi padre y mi tío, y lo que dices: Las palomitas y la bebida nos cuestan más que la película, que ya de por sí es cara. Que 8€ (dando gracias que no es 3D) por 3 son 24, más -como mínimo- otros 24€ en palomitas.
Vamos, que luego la gente se extraña de que ya no se va al cine...

tesyfonte dijo...

1) si promocionaran bien las buenas peliculas los demas(la mayoria) no se comeria un rosco
2) Si que hay por lo menos una pelicula sobre la corrupcion y ademas publicada muy a tiempo(antes de que saltara todo) la caja 511 con Resines. Te puede parecer que tiene mas o menos ritmo, que se podia haber hecho mejor... Pero llega al meollo de los personajes... Para gustos

Puto Maiden dijo...

@JasJ: pues ojalá. No será por falta de ganas.

@Javier Bizarre: en Fuenlabrada no tenemos cines. Bueno sí, en Loranca, que los van a cerrar.

@Fiebre: a mí Santiago Segura no me gusta, y me parece que es uno de los cineastas españoles que más perjudica a que se incorpore al negocio gente nueva y jóven. Aún así, estoy de acuerdo en que sabe vender su producto, ahí no tengo nada que reprocharle. Como he dicho, es una mierda bien vendida.

@Sara: a mí el precio de la comida en los cines y la bebida como si lo ponen a 20€. A mí lo que me importa es que ver una película no debería costar más de 4€ cualquier día a cualquier sesión.

@tesyfonte: 1) no digo de promocionar bien las buenas películas, digo de promocionar bien todas las películas. En eso consiste la publicidad, en llamar la atención para que un producto sea consumido, por malo que sea. Hollywood funciona porque eso lo hacen de puta madre, y el 85% de las cosas que hacen son basura. 2) Me refiero no a la corrupción como tal, sino con casos concretos. Aquí no vamos a ver una película que se atreva a criticar la corrupción política,o la monárquica, o que se atreva a denunciar la manipulación de los medios, como ocurre en otros países. Más que nada porque el cine en España lo producen en su mayoría las televisiones, que son precisamente quienes se encargan de manipular la información a su antojo.

David del Bass dijo...

Esta muy bien el blog, no lo conocía hasta ahora, me pasaré más a menudo a leerlo. Aprovecho para felicitarte el 2012, un saludo!!

Puto Maiden dijo...

@David del Bass: gracias :)

dr.indy dijo...

creo que esta es la 4ª vez que te digo que eres EL PUTO AMO. no sera la ultima.

Puto Maiden dijo...

@dr.indy: qué exageraíto.