Seguidores

12 de junio de 2010

Joker tenía razón, o Cómo el mundo se va a la mierda.

Mirad, el final de "El Caballero Oscuro" me parece perfecto para tratar un tema que me corroe por dentro: la pasividad de la sociedad, el miedo a actuar y a tomar una decisión, el onanismo de pensar que otros limpiarán la mierda.

Analizaré en un breve párrafo la metáfora que sugiere el film: Bruce Wayne y Harvey Dent debaten sobre quién eligió a Batman como justiciero, y Dent justifica que la gente le eligió por unanimidad al no actuar, al dejarle hacer su labor y ver cómo limpia las calles. Mas tarde irrumpe Joker con su metódico Caos y pone todo patas arriba, entonces la peña se viene abajo, empiezan a caer polis, jueces, y la gente deja de creer en Batman y piden su cabeza. Al final de la película, dos ferries, uno con ciudadanos normales y otro con presos, son expuestos por el Joker a detonar las cargas explosivas que llevan el uno y el otro con el fin de salvarse el que haga detonar al otro barco antes de que Joker cumpla su amenaza de volar por los aires a ambos si ninguno aprieta el botón. Joker está convencido de que alguno de los dos cederá, pero finalemente nadie se atreve a hacerlo.

¿Qué ha ocurrido? ¿Joker derrotado? Nada mas lejos de la realidad. Joker cumple su objetivo: nadie está dispuesto a actuar, todo el mundo está tan acostumbrado a que otros actúen (en este caso un justiciero, en la realidad el político de turno) que no son capaces de salvarse el propio culo detonando el otro ferrie. Joker les ha sacado de esa pasividad, de ese rol de espectadores que portan en su cotidianeidad, y ahora no saben qué hacer. Todos estan de acuerdo en hacer explotar el otro barco, pero nadie quiere ser el responsable final de esa detonación. Les ha dado el mando de su propio destino, pero prefieren mirar a otro lado y esperar a ver qué ocurre.

Y esto es lo que realmente pasa. La gente habla de crisis financiera, de corrupción política, de artistas que piden su "cultura" se pague a precio de oro, de empresas que explotan a sus asalariados, de tipos que discuten en un Parlamento para hacer justificar sus puestos,....

Lo vemos todos los días. No podemos decir que tengamos puesta una venda en los ojos, porque lo ESTAMOS VIENDO EN RIGUROSO DIRECTO. El mundo se va a la mierda. La gente se queja de ello. Pero, ¿quién hace algo? ¿Alguno se ha levantado del sofá y ha dicho "basta"? Los sindicatos hacen creer a la gente que estan cabreadísimos procalamando una ruinosa huelga de funcionarios, y amenazando con una huelga general que no llega, y que si lo hace, seguramente no sea tomada en serio. El decretazo se va a aprobar, y todos comentan lo malo que es eso, pero nadie levanta demasiado la voz. Todos dicen: ZP dimisión. ¿A cambio de qué? Del PP. ¿Ya nadie se acuerda de dónde nos metieron hace 6 años? ¿Tan poca memoria tenemos?

Y esto es así, estamos espectantes, a ver cómo acaba el asunto. La gente es así de irresponsable. Carga la culpa de la situación a un político, y encomienda como salvador a otro, y se limpia las manos olvidándose del voto que dió hace dos años, se olvida de su propia responsabilidad de la situación. Porque sí, amigos, votar implica tomar una decisión, y tomar una decisión implica apechugar con ella y se consecuente con ella.

Yo acuso de esta situación no a un político o a otro, acuso de la mierda que salpica el país, y en general al mundo occidental entero, a la propia sociedad, babeante frente al televisor, limitada a la cotidianidad, nula a la hora de tomar una decisión, distanciada por falsas ideas.

Joker tenía razón.

6 comentarios:

bob dijo...

Como siempre pasa la gente tiene miedo, un miedo infunido por el poder para poder dominar. Es triste pero es la realidad.

bob dijo...

perdon , quiero decir infundido no infunido.

Aitor Maiden dijo...

sí, lo había pillado a la primera

Aitor Maiden dijo...

Y, por cierto, me da la impresión de que no es miedo, mas bien es pereza y una mentalidad social cada vez mas conservadora, lo cual implica una nula capacidad para actuar.

Pedro Rholax dijo...

Me desvío un tanto, pero es lo que me inspira. En mi país, Cuba tenemos un dicho : tirarse el peo más al toque el culo. Se aplica a hacer alarde de un estilo de vida al que ni de coña accedemos grácilmente. No sabemos lo que es ahorrar,intencionalmente. Yo malvivo, aunque tenga internet, y aunque diste siglos de estar en Calcuta o en mi propio país. Una de las veces que fue hospitalizado aquí, vique se come mejor en el hospital que en mi casa. No podemos acceder a pescado fresco ni a vegetales frescos con comodidad económica.
Bueno, en mi caso quitar Internet no aliviaría o compensaría, pero las cigarritas que no supieron ahorrar llegó la crisis y se los llevó. La alternativa era no llenar el caro de la compra,con lo que mola.
Hace años me dijo un banquero, "quien no gane en una semana lo que cuesta mensual la hipoteca, se embarca; ocurre que se les deja no suficiente cuerda para que se ahorquen, lo cual currirá algún día".
El estado de bienestar se llama pues, a la holgura en que se nos permitía no ahorrar, y nada más. No que estuviéramos bien.
Pero viendo como está el mundo, seguimos pensando que en el fondo sí estamos bien. Y resulta que el bienestar es cuestión mental, la alegría de Calcuta, es famosa y chocante.
Siempre podemos cagarnos en tó e irnos a una ONG a volvernos ricos en afecto recibido.
De todos modos, y contrario a lo que cree Willy Toledo, firmaría cualquier habanero por vivir en Calcuta, porque uno o se pasa la vida necesitando enfermo ni estudiando, y menos cuando el precio es vender las convicciones y practicar el la bajeza de la delacion. La prueba es que no he visto nunca una patera de haitianos llegar Cuba.

Gift dijo...

La patata caliente de la existencia y la exencion de nuestra libertad voluntariamente.

quien no se responsabiliza de sí mísmo (tanto en sus aciertos, como en sus equivocaciónes), es un esclavo.