Seguidores

3 de noviembre de 2010

Toca hibernar, como los osos.

Ayer supuso el último día de contrato que me enlaza a ese parque temático imperialista, romano, apostólico y judaísta que he nombrado en innumerables ocasiones, y del cual está pendiente el capítulo 5, que va con retraso. Soy libre.... No, lo expresaré de otro modo. Me voy a estar tocando los huevos hasta marzo, cuando su actividad empresarial eyacule de nuevo.

Pero hoy quiero hablar sobre las maravillas y desgracias que supone estar 4 meses a la bartola. Con esto de currar fines de semana, festivos, días que no sabía ni que estaban apuntados en el calendario,... pues mi vida social se ha reducido a estar en una plazita, actividad de lo más interesante y disfrutable, por cierto, es una costumbre que se está perdiendo a favor del botellón o de salir a la disco a dejarse las perras. Y barata, que con una cocafanta y unas pipas tienes solucionada la noche. El caso es que mi vida social se ha reducido a un selecto grupo de individuos, los cuales ahora siguen currando y yo no, por lo tanto ese tiempo de obligatorio distanciamiento tengo que invertirlo en algo: recuperar relaciones. Cosa complicada en una época que supone el clímax de un año en el que he cosechado mas enemigos que amigos.

Es lo que tiene dejar de regar una flor, se marchita. Afortunadamente, hay gente que me añora (qué bonito palabro, debería usarlo más) y que ya me ha prometido darme de beber hasta emborracharme como cuando tenía 16 años. Bueno, con eso de la adolescencia a todo tren, con múltiples desfases y juergas, y noches que ni recuerdo gracias a los efectos amnésicos del abuso del alcohol por un cuerpo tan jóven, pues se ve que abandonar casi por completo su consumo ha hecho que con un cubata de mierda se me suba a la cabeza en seguida. Así que no les costará demasiado emborracharme. Bueno, vale, también he pasado a nivel 6 de sarcasmo con 31 puntos de defensa psíquica y 13 de carisma que ha molestado a mucha gente y que me ven como un tirano por ir soltando ironías que sus mentes no evolucionadas no entienden (debería de dejar de ver "Big Bang Theory", estoy empezando a hablar como Sheldon) y por lo tanto no me ajuntan.

Luego hay cenas pendientes. Una con los compañeros, con TODOS invitados, y no solo un selecto grupo de individuos que se creen que la unidad laboral es un régimen militar en el cual hay que ir recolectando medallas, y aquellos que no las recolectan quedan excluidos. Bueno, mejor no hablo de eso, que me enervo, demasiada mala ostia tengo para desviarme del tema. Otra cena, en plan recolección de antiguos amigos. Aunque admito que hay individuos con los que llevo un año sin salir que seguimos siendo amigos, más que nada porque uno es mi vecino, amigo desde la infancia, vamos, el típico amigo con el que creces, maduras, y que no te reproduces con él por incompatibilidad de género para desarrollar nueva vida. La inconexión de horarios llega a su fin, así que estos meses se aprovecharán para ponernos al día.

Por supuesto, los amigos con los que he estado en la plazita no quedarán desplazados, ni mucho menos. Habrá que expandir nuestro Imperio, dentro de lo que me permita mi economía, que es el punto negativo a todo esto. No me corresponde paro, y no voy a solicitar la ayuda de los fijos-discontinuos, ya que te quitan lo cotizado. Y por ahí no paso. Así que van a ser 4 meses de gastarme el dinero con la calculadora en la mano, y de estudiar alemán a saco, y ver películas a saco, por supuesto, y tocar la guitarrincha, fuck yeah!

Bueno, y entre todo esto, supongo que el plan definitivo es: vivir.

P.D.: Me han propuesto hacer de Joker en unos cortos de aficionados,  en plan humorístico. Sopesándose está el asunto.

3 comentarios:

Txu Mifune dijo...

Yo también soy libre. El último día pasé de todo.. de todo.. y fui feliz riendome de una compañera que iba a acme park delante de la jefa xDDD cosa que no he hecho en toda la temporada por pánico a una venganza por su parte... Es una tontería, lo sé.
Pero nadie me quitará la alegría de saber que voy a volver a tener vida social, que no voy a madrugar los fines de semana, que puedo emborracharme y llegar a casa a las 8 (XD), que voy a tener más tiempo para estudiar, en definitiva: voy a vivir.

Que tengas una buena vida tú también. A lo mejor dentro de un par de años ya somos antiguos y podemos decir Fuck it all, fuck this world (8). :)

miquel zueras dijo...

Echaré a faltar tus divertidos comentarios sobre tu trabajo en el parque. En fin, te deseo lo mejor durante tu larga hibernación. Saludos. Borgo.

Aitor Maiden dijo...

@ Txu Mifune: yo espero que dentro de 2 años esté mi situaión laboral se dirija hacia otros mundos.

@ miquel zueras: no temas, pronto llegará un nuevo capítulo del parque. Lo bueno de este periodo vacacional es que voy a tener mucho tiempo para recopilar anécdotas.