Seguidores

3 de noviembre de 2012

Cómo ser frikie.

Llegamos a este último capítulo (por ahora) de mi guía hacia la felicidad. Los dos primeros fueron cómo ser gay y cómo ser gilipollas. Con total honestidad, creo que es lo mejor que ha pisado este blog desde que confesé haber vomitado delante de mi madre todo el alcohol ingerido en una noche.

Ser frikie no es nada sencillo y requiere unas sufridas normas a seguir. Lo primero a tener en cuenta: el que compra año tras año la camiseta de Cristiano Ronaldo no es frikie, es gilipollas. El que es adicto a "Mujeres, Hombres & Viceversa" no es frikie, es subnormal. El que es adicto a las pollas, no es un frikiepollas, es gay. A no ser que sea mujer, en ese caso es hetero. Y Paco Porras no es un frikie, es un freak, y de los chungos. Espero haber aclarado las dudas previas que os pueden asolar antes de introduciros en este mundo. Bien, pues vamos al tema.

Acude a todos y cada uno de los salones del manga y del cómic: esto es como ir a la Meca. Es tu cita, tu prioridad, sea donde sea, tú vas. Si a un pueblucho adentrado en la España profunda donde aún se creen que Carrero Blanco es el procurador de las Cortes le da por montar un salón del cómic, vas. Aparte, es una buena oportunidad de interactuar con otros frikies; pocas veces más vas a poder socialbilizar con alguien en eso que llaman vida real, tal y como observamos en el punto siguiente.

Matrix existe y es mentira: lo que los humanos llamamos "mundo real" es todo mentira, tal como nos explicó Keanu Reeves poniendo cara de tapia. Así que tu estancia en ese mundo se limita a ir a donde sea que estudies, a acudir a los eventos frikies de turno, o al Fnac. El resto del tiempo te encierras en tu cuarto, concretamente en tu ordenador o videoconsola. Ese es tu mundo real, esa es tu vida. Acompáñala de gusanitos, sprite y magdalenas.

¿Que para procrear hay que hacer qué?: puesto que la interacción con otras personas no tiene cabida en este mundo, follar ya ni te cuento. Ser capaz de hacerte ocho pajas seguidas sin que se te caiga la polla no cuenta como pérdida de la inocencia.

Aprende japonés: sirve para poder cantar las intros de tus animes favoritos, o sea, todos. Bueno, y para escribir en tablones de foros de internet y demostrar que chapurreas el idioma otaku. No te entenderá ni dios, quizá no te entiendas ni tú mismo, pero eso no es lo que importa, sino que quedas por encima de ellos.

Cosplay: en tu habitación debes de tener al menos un armario destinado a llenarlo de cosplays. Cuidado con esto, cosplay no es disfraz. Mata a quien ose llamarlo disfraz. O bloquéale en el foro donde hayas leído decir tal falacia.

Elige tu bando: tienes que tener claro si eres frikie de Star Wars o frikie de Star Trek. O frikie de Pokémon o de Digimon. O frikie de Super Mario o de Sonic the Hedgehog. Una vez decidido eso, a la guerra. Machaca a tu rival con todas las armas que cuentas: el teclado de tu ordenador e internet. El papel higiénico junto al ordenador no vale como arma arrojadiza. En todo caso, puedes hacerle una foto postpaja con el resultado y colgarla en cualquer subforo de tus enemigos para darles asco.

Hazte con todos: cuenta la leyenda que hay un bando de frikies de Digimon, pero todos murieron. Como tú elegiste el bando correcto, te has pasado la liga Pokémon como un millar de veces en todas sus ediciones y colores posibles. Incluso una vez se han agotado los colores y han empezado a hacer segundas partes de cada color, te la sigues pasando. Incluso cuando los Pokémon empiezan a parecerse más a una terrible mutación producto de la locura de un científico jugando a ser dios que a animales imaginarios con cierto sentido de la estética, tú te la sigues pasando.

Un héroe puede ser cualquiera: tal y como has aprendido de los cientos de cómics de superhéroes que abarrotan tus estanterías, tú también puedes ser uno de ellos. No puedes volar como Superman, ni tienes los billones de Bruce Wayne o Tony Stark, ni tienes las tetas de Wonder Woman, ni los genes de un X-Men. Y vale, tienes barriga, hace tres semanas que no te afeitas, la gorra que siempre llevas puesta de Green Lantern que tapa tu prominente calva empieza a estar mohosa, sufres halitosis, y sufres ataques de asma cada vez que corres más de 20 metros. ¡Pero puedes ser como ellos!

Eres un elfo del bosque sombrío con +4 de destreza, +8 de carisma, provisto de arco celestial y daga valyria: creo que queda todo dicho. ¿He mencionado ya lo de los gusanitos y lo de tu barriga?

No son muñecos, es coleccionismo:  tienes más muñecos que un hijo único cuando tiene 6 años. La diferencia está en que tú no los sacas de su envoltorio original, y que los tienes estratégicamente colocados por todas tus estanterias a modo de galería. Una pena que nadie entre a tu cuarto (excepto tu madre para ventilarlo de vez en cuando) para admirar tal museo.

Tienes twitter: y no una cuenta cualquiera. Tienes más followers que episodios de Dragon Ball, Naruto y Fullmetal Alchemist te has tragado. Lo cual te da derecho a menospreciar a todos aquellos don naides con menos de 1000 followers. Si un tweet tuyo no recibe FAV o RT en menos de 5 minutos tras su publicación, lo borras. Te gastas 30€ en cuenta premium de Favstar. Tuteas a los famosos como si fueran colegas de toda la vida. Y, como observamos en el siguiente y fundamental punto, eres un revolucionario.

Insisto, eres un revolucionario: convocas a las armas a todos tus followers. Cada vez que hay cargas policiales, te cagas en los muertos de los antidisturbios. Criticas a todos los políticos por igual. Te indignas. Alzas la voz cada vez que hay una injusticia social, o se prohíbe algo, o se aprueba una ley injusta. Todo esto desde tu fiel Mac, tu acojedor cuarto, y tu refresco al lado. ¿Que ver las manifestaciones vía Steam no es ser revolucionario ni estar indignado? ¡Como el que más! ¡Por tu orgullo de elfo que a revolucionario, rojo y antisistema no te gana nadie!

El eterno dilema: en una pelea a muerte, quién ganaría: ¿Spiderman o Lobezno?

Si eres frikie, aumentarás esta imagen y tendrás ña tarde echada.
Y aquí concluyo mi guía hacia la felicidad. Espero que esta trilogía os haya sido útil. En el futuro, Disney me comprará y hará nuevos episodios.

4 comentarios:

dr.indy dijo...

TODO el mundo sabe que ganaria lobezno, su mutacion le hace casi invencible. la verdadera pregunta es: quien ganaria, hulk o superman?

...

vamos, esto dice un amigo de un amigo que es muy friki...

Pancho dijo...

eh, soy friki jaaja

Cinemagnific dijo...

Muy bueno XD

Puto Maiden dijo...

@dr.indy: sí, pero Spiderman aguanta las ostias como nadie. Y evidentemente ganaría Hulk; Superman es vulnerable a la kryptonita, la kryptonita es verde... O sea, de cajón.

@Pancho: entonces bienvenido.

@Cinemagnific: gracias ;)