Seguidores

25 de enero de 2011

La cultura es un derecho, no un privilegio.

Este gobierno made in Espain vuelve a caer muy bajo. Después de arrebatar a sus ciudadanos el derecho a un trabajo digno, el acceso a una vivienda, y pretender paralizar sus pensiones y subvenciones, ahora les quiere quitar el circo con el que podía mantenerles contentos. Desgraciadamente, ver de lunes a viernes a la Esteban y a sus esbirros sigue siendo gratis.

Bueno, el caso es que la ley Sinde ya está en la calle. La puedes ver cuando bajas al perro a hacer caquita, la puedes sentir cuando vas a comprar el pan, la percibes cuando quedas con tus amigos para comer pipas, la puedes oler cuando vas a la discoteca libre de humos. Aún no se conocen las consecuencias de esto, pero me las puedo imaginar: un acceso aún mas complicado hacia obras que pasan de refilón por nuestro país (y a veces ni llegan), un rechazo generalizado hacia la cultura debido a su alto precio,... Con esta ley, todos nos vamos a volver un poco mas ignorantes, algo de lo que ya de por sí íbamos sobrados. Esta ley nos abre las puertas hacia los productos televisivos y radiofónicos, controlados por una productora (o sea, una empresa) y por sus intereses políticos y económicos, los cuales son de fácil adquisición (tan sencillo como dar al botón ON del aparato), y nos aleja de obras de mayor interés y rigor cultural, como películas o grupos de música aquí obviados a los que teníamos acceso gracias a Internet.

Voy a analizar el trasfondo del asunto. Que conste que no es un análisis individual, a estas conclusiones he llegado gracias a largas conversaciones con mi amigo Abraham, que sabe mas de ésto que yo.

Antes de la llegada de Internet y de las polémicas descargas, el mercado lo controlaban las empresas, como la SGAE. La gente escuchaba la música que se escuchaba en la radio o en la televisión, y veía las películas que se anunciaban. Los libros que se leían eran o bien los que te recomendaban en la librería, o bien los que se anunciaban en los escaparates y marquesinas. El resto de obras eran ignoradas debido a que carecían de quien las impulsara. Se daba el raro caso de que una persona escuchara, viese o leyera obras que nadie conocía, y esa persona se convertía en el único referente de esas obras. Sin esas personas que conocían esas obras tan desconocidas, tales obras hubiesen pasado totalmente desapercibidas por este país. Así pues, nos encontramos con un mercado cultural controlado.

Llega Internet, y con ello la información ya no tiene límites. Podemos llegar a ella en un instante. Esto posibilita que música poco conocida, películas y libros que se desconocían,... estén a nuestro alcance, y no sólo éso, además podemos contrastar valoraciones de otros usuarios acerca de esas obras. Los foros, los blogs, las páginas temáticas,... se han convertido en un nuevo escaparate de la cultura, en referentes y en medios publicitarios de la cultura. ¿Qué ocurre con esto? Que el mercado se quiebra, no por el acceso gratuito hacia las obras, sino porque no se vende lo que los mercados quieren. Gracias a Internet hemos descubierto que hay música mas allá de los deleznables Alejandro Sanz y Shakira, que hay cine mas allá de las comerciales Avatar o Matrix, que hay autores libros mas allá de Dan Brown.

Además, Internet impulsa a artistas que carecen de medios para pagar a una distribuidora que venda su obra. Las productoras y distribuidoras no son tontas: si algo triunfa en Internet, rápidamente lo adquieren y lo venden. Veáse el caso de Nacho Vigalondo o, desgraciadamente, el de Justin Bieber, quienes al carecer de quien les promueva, tuvieron que buscarse las mañas por la red. Y tambien se da el caso de que películas y discos que aquí no habían llegado empiecen a venderse debido a su repercusión por Internet. Esto ha ocurrido con muchos grupos de heavy metal, o películas independientes y poco comerciales, como Donnie Darko o Déjame entrar. Esta ley que se ha aprobado, dificulta aún mas entrar en el negocio a los nuevos artistas, muchos de ellos talentosos, puesto que carecen de un mecenas. En mi caso particular, este año empiezo a estudiar la diplomatura de cinematografía, la cual me va a costar 9000€ de mi bolsillo, y gracias a esta ley lo voy a tener aún mas jodido.

Entonces, el problema no es tener gratis en Internet la cultura, el problema es que en Internet podemos acceder a las obras que a nosotros nos dé la gana. En un cine, siempre estarás limitado a la cartelera, previo pago de los 7€ de rigor. En una tienda de discos, no hay oferta mas allá de los que sus marquesinas contienen, previo pago de 15€ cómo mínimo por un disco recién salido. Y en las librerías, más de lo mismo. Y no nos equivoquemos: si estos precios se regularan y fuesen acordes, pese a la posibilidad de adquirir obras por Internet de forma gratuita, si te gustan, acabarías comprándolas. Ocurre ahora, que los precios estan altos (por lo menos con las novedades), no te quiero decir ya si esos precios fuesen los correctos. Vamos, yo cuando voy al Fnac (y voy cada dos por tres) siempre hay gente comprando películas y discos.

La paradoja de este negocio es que quieren vender productos malos, como la mayoría de música pop actual, o las películas que se nos ofrecen. Tan solo les hace falta untar al medio que haga falta para que hable bien de ese producto. Sin Internet, serían las únicas valoraciones a las que tendríamos acceso, pero ocurre que gracias a la red podemos averiguar si esa obra merece ser adquirida por ese precio que nos solicitan o no, puesto que podemos no solo ver valoraciones de multitud de personas, sino que podemos constatar la obra en sí. Y que no me digan que el cine y la música no son negocios rentables cuando recaudan millones y millones de €. Si pese a la piratería siguen en el negocio, no les irá tan mal.

Y ahora llega el momento en que yo me cago en la virgen. El gilipollas de Alejandro Sanz llamó a los políticos cobardes por no aprobar esta ley. Ahora que la aprueban, les pelotea diciendo que han hecho lo correcto y que han demostrado ese valos del que les acusó carecer. David Bisbal, otro ingrato, miente sobre sus impuestos en España, y no es el único "artista" que lo hace. Por otra parte, Álex de la Iglesia dimite como presidente de la Academia de cine por su rechazo a esta ley. Vamos, que la cultura se queda en manos de personas que miran por el negocio, no en manos de autores consagrados y respetables.Por otras partes, la mayoría de los "artistas" hacen sus obras gracias a una subveción del Estado, subvenciones que sacan de tus impuestos, de mis impuestos, de los impuestos de aquél. Por lo tanto, nos convertimos en productores de esas obras. Y por lo tanto, como productores que somos, deberíamos tener derecho al acceso a esas obras. Además, la gran mayoría de esas obras jamás llegan a exhibirse.

Por mi parte, si quieren que paguemos por sus obras, que monten su propia industria, que la desvinculen del Estado, y que sus precios sean adecuados y acordes, como hacen en el resto de los países, coño.

De paso, os dejo una viñeta graciosilla que me he encontrado. Sed felices.

15 comentarios:

ANRO dijo...

Aitor, Aitor, cuán de acuerdo estoy contigo!...Hemos vivido y seguiremos viviendo en un pais de cafres, que no te quepa la menor duda y agárrate a lo que viene sin don PP, como es previsible, expanda su mano sobre los sufridos ciudadanos....en fin, que haremos lo que podamos e intentaremos ser felices con lo poquito que podamos mercar entre elpersonal.
Agradecido por tu justa visión del problema.
Un abrazote.

PP.. muy buena la viñeta.

dr.indy dijo...

mira, a mi me da igual si no puedo ver en internet una peli. aunque e joda, puedo esperar a que salga en dvd. pero como drogadicto que soy (mi droga son las series, que pasa?) no puedo soportar la idea de no ver las seres que me de la gana, cuando me salga de los cojones, y los episodios que quiera. sobre todo porque pago una cuota anual para poder hacerlo.
de todas formas, no se muy bien en que me afectara esta ley (soy muy cazurro para estas cosas) si alguien puede explicarmelo...

Sr. Cuervo dijo...

Genial reflexión. Iba a escribir algo en mi blog sobre toda esta mierda, pero no lo podría explicar mejor que tú, de modo que por esta vez paso.

Un saludo.

Aitor Maiden dijo...

@ ANRO: sí, me da a mí que nos vamos a pasra 4 añitos calentitos, vamos, otros 4 más para la colección.

@ dr.indy: lo que va a pasar va a ser que nos vamos a tener que resignar a ver las series que se emitan por televisión, a las horas que ésta nos imponga. Y tendremos que desechar series por el hecho de que se emitan a la misma hora que otras series que nos interesen mas.

@ Sr. Cuervo: yo creo que es beneficioso que todos aportemos algo sobre el tema, para que llegue a mas gente.

Mr. Lombreeze dijo...

Yo estoy de acuerdo en casi todo lo que dices, pero creo que hay un error de bulto y de base: los incomprensiblemente largos copyrights.
No se entiende que youtube me haya retirado un vídeo de 3 minutos de mi cuenta de un trocito de la película Bienvenido Mr Marshall porque me ha denunciado la EGEDA u otro de la peli El Gran Desfile porque me ha denunciado la Warner. Bienvenido MM tiene 60 años y El Gran Desfile tiene 85 años!!! y todavía me están reclamando derechos de propiedad por unos minutitos en el youtube!!!. Esto es intolerable.

Pero en la misma saca de "piratas" o "violadores de copyright" están mis 4 hermanas que se han bajado del emule el Via Dalma de Sergio Dalma y que, posiblemente, sí hubieran comprado si no existiera la mula (yo estoy casi convencido de que sí)

Así que cultura libre y tal.., sí, pero ojito, que aunque la Ley Sinde es una puta mierda y una cacicada, reconozcamos que el pirateo sí se está comiendo parte de ingresos legítimos de algunos autores. Lo que sucede es que la Industria se pasa de abusona y hace que nos rebotemos todavía más. De todas formas está claro que el modelo tradicional se desmorona y hay que saber adaptarse a los nuevos tiempos. Desde luego yo, personalmente, compraría muchos más discos si en lugar de 15 euros valieran 7,50. O sea, compraría el doble de discos porque la partida mensual de mi sueldo destinada al ocio no se puede cambiar.

Y otro leve apunte, por qué cojones no le meten mano a los proveedores de ADSL, joder, son los que se están forrando con nuestras inevitables cuotas mensuales!!!.

Hay que entonar un poquito el mea culpa porque es cierto que mucho del cine que yo veo vía descargas no llega nunca a las pantallas de mi ciudad de provincias, pero también reconozco que me acabo de ver en el salón de mi casa El discurso del Rey...

Anónimo dijo...

Que pongan lo que quieran, que los piratas (los Robin Hood de hoy) habrán sacado algo para pasarnos la Ley Sinde por el forro a los pocos meses. Ha pasado en otros países y en Francia, aún con la Ley del Sarko, todo sigue igual y la gente sigue compartiendo. Internet es imparable y los piratas siempre van a estar por delante de todo esto. Por otra parte, cosas como el Emule siguen ahí, y te aseguro que en el Emule está todo todo todo.

Anónimo dijo...

De un anonimo hacia otro, tienes toda la jodida razon, el pirateo esta ahi y no falta nada mas que otro empujon para que esto no pare, vamos a seguir pirateando pelis, cds y lo que haga falta por que sinceramente no nos llega la pasta nada mas que para pagar la cuota de internet y es que esta la cosa muy pero que muy jodida como para pagar 9 o diez euros por ir al cine o comprar un cd de mierda del cual igual lo mas probable que solo te gusten un par de canciones, por que el resto es basura, ya no se hacen discos como hace 20 años mas que todo por que los llamados artistas de ahora no le llegan a las suelas de los zapatos a los de antes...

Illuminatus dijo...

Mira, voy a atacar el tema por un ángulo diferente: me regalé por Reyes un Kindle con el que llevo una semana con el culo hecho pepsicola. Me busqué en internet un libro muy específico que quería leer y que no encontré en el formato propietario de Amazon pero si en formato PDF Digital Editions, es decir, con DRM. Ese hecho hacía que sólo pudiera leerlo en mi PC, cosa que me los tocaba a ambas dos manos y que obviaba la utilidad de mi eBook.

Solución: buscar cómo desmontarle los DRM a estas ediciones en PDF. Y hay modos de levantar la cripto de estas mierdas y el libro que buscaba me lo pagué: 8 dólares muy bien invertidos pero que me negaban, tal cual, el derecho a usar mi libro como me diera la gana.

Es cierto que se puede piratear prácticamente cualquier cosa y es cierto que está mal pero es que en lo que estamos es en una guerra entre el abuso de las compañías que manejan los derechos de autor y lo que el público realmente quiere, que, en lo razonable, no es el gratis total de cuatro adolescentes y listos aprovechados. En este caso, sé de qué lado me pongo.

Murciégalo dijo...

En este país, el que quiera salvarse de la ignorancia, tendrá que buscarse sus propios medios.Si no, es casi seguro que, con toda la telemierda que ponen, acabará siendo un borrego del estado.A veces me pregunto si es lo que realmente quieren de nosotros..... xD. Es probable.

Muy interesenta tu entrada : )

Aitor Maiden dijo...

@ Mr. Lombreeze: lo que pasa también, dentro del mundo de la música, es que los nuevos "artistas" son unos vagos. Me explico: un "artista" saca por cada disco el 1% de su coste en el mercado, o sea, una miseria. Donde un "artista" gana dinero es en una gira, y si no le da la gana hacer giras, tiene que recurrir a hacer publicidad de la SGAE y a ser imagen de la SGAE, mucho mas sencillo, para que ésta le pague por ello.

@ Illuminatus: está claro que si el precio es asequible, podremos consumir cultura. Es más, yo mismo muchas veces salgo del Fnac con 6 o 7 películas y un par de discos por el hecho de que estaban a buen precio y eran obras dignas de tener. Desde luego, cuando una película me cuesta 20€, me lo pienso mucho.

@ Murciégalos: te lo confirmo, los políticos quieren que no pensemos demasiado para que sigamos siendo borregos sumisos y obedientes.

El Txino Cudeiro dijo...

Yo no voy a comprar un puto cd mas, lo decidi hace tiempo, bastante pasta les he dejado en años, oire lo que pueda conseguir, y si no, tengo musica almacenada para aburrir a las ovejas, al fin y al cabo como decia un anonimo por ahi, como la musica antigua no hay nada, los grupos de hoy en dia estan exentos de calidad, al igual que las peliculas tan chabacanas, cutres y asquerosas que se hacen actualmente y es que hasta el mas pringao puede ganar un oscar, en fin asi nos va...

JasJ dijo...

buen análisis-resumen con el que estoy bastante de acuerdo...con lo único que no lo estoy es con eso de que nos vamos a volver más ignorantes y vamos a perder acceso a la cultura que de verdad nos interesa, no lo veo tan negro...Por pura perrería te copio aquí un comentario que acabo de poner en mi propio blog y me ahorro tecleos :D

yo no me preocuparía por eso de la ley Sinde. bueno sí, preocupa que sea una farsa orquestada desde la embajada americana y que nos tomen el pelo, no nos escuchen y nos la endiñen porque sí, eso preocupa. Pero por los efectos no hay problema, las webs de enlaces mudarán los servidores a otro sitio y aquí paz y después gloria. En este país siempre hacemos las cosas dos o tres años después que en el resto de Europa y ya está demostrado que este tipo de leyes no funcionan...Joder, es que no aprenden...los políticos y las multinacionales del cine y la música llevan desde los tiempos de Napster intentando acabar con la circulación de contenidos, y por cada ley o restricción que han inventado, han aparecido cinco métodos diferentes de saltárselas...Y es que no se pueden poner puertas...

Aitor Maiden dijo...

@ El Txino Cudeiro: sí que hay buenos músicos y buenas películas, lo que pasa es que carecen de comercialidad suficiente para que tengan repercusión. De ahí la gran utilidad de internet, donde podemos acceder a esos artistas que no pueden pagar a una distribuidora pero que poseen mayor talento que el que saca una obra y vive de ella durante 20 años.

@ JasJ: estoy de acuerdo en que el tiro les va a salir por la culata, pero lo que quiero denunciar es la intención que tienen. Por supuesto que van a seguir exisitiendo las descargas. Lo que pasa es que hay que saber que esta ley perjudica mucho a los nuevos autores que carecen de medios para publicitarse. También hay que mirar por ellos.

Mr. Rific dijo...

Muy buen análisis.
En el caso del cine español a mi me llevan los demonios cada vez que protestan exigiendo ayuda al gobierno cuando (salvo honrosas excepciones) la pasta con que se hacen todas las pelis en España procede de subvenciones públicas.
En cualquier empresa un trabajador hace una operación ruinosa y le ponen de patitas en la calle (ni nadie volvería a confiarle gestiones semejantes), aquí un cineasta gasta una millonada pública en hacer una peli que luego nadie ve (o ni se estrena) y dos años después le financian otra...

En lo que al cine se refiere en España no existe el concepto de Industria, si lo existiera a lo mejor no habría que protegerlo con tanta ley.

Siempre nos quedarán las bibliotecas públicas...

(Últimamente me están entrando ganas de volver a fumar)

Aitor Maiden dijo...

@ Mr.Rific: desde luego, el paso adelante tiene que ser separar la Industria del Estado.