Seguidores

15 de septiembre de 2010

Mis aventuras en Parque Warner (Episodio IV: temporalmente en una galaxia no tan lejana)

Acaba de terminar la temporada alta, lo cual supone la despedida del personal que copa el protagonismo durante todo el periodo veraniego, y a los que voy a dedicarme en esta entrega: los auxiliares temporales. Yo en su momento pertenecí a esta etnia, afortunadamente he subido escalones y ahora puedo ver el espectáculo desde la barrera.


Cuando llega finales de mayo, a los que estamos ahí tirando del carro durante todo el puñetero año nos llega la incertidumbre de conocer cómo será la gente que entre a formar parte de la familia en esta época de calor, hormonas, niños en pelotas, abuelas con abanico, y de caos generalizado. A primeros de junio entra la primera oleada, y empezamos a valorar. Y para qué negarlo, las ganas de dar five fingers de ida y otros tantos de vuelta empiezan a sobrevolar la mente de más de uno.

Digamos que la faunia que entra es diversa. Por supuesto, hay muchachos y muchachas que son buenos tipos/as, que realizan su labor como la Santísima Trinidad manda, y que en definitiva van a currar, que es de lo que se trata. Pero hay un amplio número de especímenes que acatan conductas de otra índole. En mi caso particular, he tenido auxiliares este verano de los siguientes tipos:
  • Con aire de grandeza: llegan y lo saben todo. No es que lo sepan todo, no, es que son taaaaaan lissssstos, que me han enseñado a hacer mi trabajo. Y por supuesto, acatan un rol inventado que podíamos denominar "jefe de auxiliares". Como ya no somos unos niños, me guardo la colleja que le tenía guardada en un tupper, y simplemente le chisto para bajarle los humos. 
  • Los que siguen en la discoteca: este género ha abundado. Es llegar a la atracción, y de repente el tío listo (o tía lista) llega, se apoya con toda su pachorra en la pared, y ni te da señales (las señales de comunicación como un simple ok, o para abrir o cerra arneses), ni atiende la operativa, ni las preguntas de la gente, ni m is indicaciones,... Vamos, le falta el cubata en la mano derecha y el cigarrito en la izquierda. Este verano me ha hervido la sangre con estos animalicos. 
  • Los cracks: estos son los que protagonizan las anécdotas mas anecdóticas de Anecdotilandia. Son los que llegan y escupen al suelo así, sin preocuparse de la imagen de cara al público (pero con moquillo y todo), o los que se meten en tu panel de operador y meten la mano (con su correspondiente "quita, bicho" por parte del operador). Incluso los ha habido que les han mandado ha revisar el perímetro de una atracción (como mucho se tarda 10 minutos en rodearlo y revisar que todo está cerrado) y ver que cuando lleva hora y media por ahí y que no regresa, comprobar que se está haciendo el perímetro....¡de todo el parque! Lázaro, levántate y anda. En definitiva, son torpecitos.
  • Los empanaos: son esos que llegan por la mañana a la atracción y te dicen: no sé cómo va. Y tu piensas: "pero te han formado, ¿no?" "Sí, pero no me acuerdo" Tu se lo explicas todo, punto por punto, de manera clara y directa, sin complicaciones. Y de repente en el primer ciclo, cuando vas a lanzar el tren, les das la señal para que pulsen el botoncito, y a lo mejor pulsan la parada de emergencia. A tomar por culo. O que les dejas muy claro que no pueden meterse en cierta zona de la estación mientras la atracción está en funcionamiento porque hay un sensor de movimiento que si detecta algo, para la atracción. Y lo primero que hacen es.... ¡Efectivamente, meterse en el puñetero sensor! Pero ya se les puede caer la atracción encima, que su total indiferencia hacia lo que pasa alrededor hace que permanezcan siempre felices.
  • Los divos: el uniforme les sienta mal, les queda mal, y no les hace todo lo atractivos que deberían ser. Así que la norma de llevar el polo por dentro del pantalón (sí, no hace falta que digáis nada) se la saltan a la torera, lo de llevar coleta si tienen el pelo largo (ahí se os quede enredado en algúna brida suelta) para qué, y por supuesto, cómo van a coger una escoba, que eso es de chachas. Pues ala majo, te presento a la señora escoba, al señor recogedor, y si te pones tonto a la señora fregona. Y si no te gusta, ahí tengo una cuchilla para quitar chicles del suelo divina.
  • El zombie: se desconoce si habla, si respira, si es consciente de sí mismo. El caso es que llega, le dices "haz ésto", y ahí se queda, con cara de no proceder. Le insistes, con cierto miedo, no vaya a ser que de repente te vaya a intentar dar un mordisco o algo. El muchacho afirma tímidamente tu órden, pero no la acata, sigue en la misma posición en la que le dejaste. Y ya no sabes si es un ser unicelular, si se está cachondeando de tí, o si hay una cámara oculta. 
  • El militar: es el auxiliar con el que se necesita obligatoriamente llevar tapones para los oídos, porque se tira el día gritando, en plan: "¡¡¡CUATRO PERSONAS, POR FAVOR,!!! ¡¡¡A TÍ TE HE DICHO QUE GUARDES LA CÁMARA!!! ¡¡¡TÚ, QUE TE BAJES DE LA VALLA!!!" Y el caso es que intenta imponer autoridad, pero al final la gente pasa de él, lo cual le frustra, y le altera más aún, y le hace gritar más. La migraña de mi cabeza empieza a llamar al timbre.

Y luego ya está lo inclasificable. Ha habido cierto auxiliar este verano que me ha sacado de quicio. La primera vez que coincidí con él ya me habían llegado noticias de que el chico tuvo un día que no sabía su horario, salió dos horas tarde por no sabérselo (y eso que su relevo llegó a la atracción) y encima dijo que se lo pagaran como horas extra (cuando se había quedado de más por su inutilidad). El caso es que me tocó con él un día que había llovido a cántaros, y lo que le digo a él y a otro compañero es que había que quitar charcos: "¿Quitar charcos? Qué tontería, es imposible." Bueno, tú quita charcos. El chaval coge el quitacharcos, lo mira, me mira, mira el charco, me vuelve a mirar, resopla, y suelta: "Es que hay mucho agua" Pues ahí entra tu labor, en achicarlo, majo. Nos pusimos el otro auxiliar y yo a quitar charchos, y él, sin haber casi empezado, interrumpe su labor. "A mí no me pagan para ésto". No, mi padre montado en burro. Si esto no te mola, vete a una kiddie, cuyos charcos son mas grandes, y ayudas ahí, majo.

Y luego le tuve que soportar durante la operativa. Mide a los niños con el medidor, le digo. "Lo tengo controlado a ojo", replica. Enhorabuena, usa el medidor. El caso es que por lisssssto, se le colaron dos niños a los que tuve que sacar, porque ví a ojo que no llegaban a la estatura mínima. Efectivamente, a cada uno les faltaba ¡un palmo!. No un centímetro, o dos, sino ¡un palmo!. "Ay, lo siento, no les he visto, se me han pasado." Calla, que al final te tragas el medidor, que habrá que darle una utilidad ya que no lo utilizas. Y ese mismo día, con otro operador, la volvió a liar... ¡metiéndo tres personas en un vagon donde solo pueden ir dos! (Y estamos hablando de una montaña rusa).


Poco después volvimos a coincidir en el Simulador de Batman, donde la peña se tiene que tragar dos preshows, y donde no puedes meter gente de más en el ciclo, porque si no, aquellos que sobren se tienen que esperar de nuevo a que esos preshows terminen otra vez para poder llegar al simulador. El tipo, que sólo tenía que contar 30 personas, y yo le indiqué que para no complicarse metiese 27 a lo sumo, metió gente de más ¡3 veces! en una sola tarde. Yo acabé desquiciado, me quería tirar por un barranco, intenté cortarme las venas con el bolígrafo. Que es contar hasta 30. Qué cojones vas a hacer cuando hayan mas simuladores y haya que meter a 90. Y el capullo tuvo la genialidad de llegar despues de esas cagadas y decirme en un ciclo: "ahora sí, van 27". Pero con orgullo y todo. Si quieres te felicito, por fin has aprendido a contar. Y tampoco demasiado bien, porque metió 28.

Ha sido un veranito lleno de anécdotas, de más de un quebradero de cabeza, de momentos divertidos, de momentos en los que me he querido ahorcar, pero ya ha pasado. Por supuesto no quiero terminar este post en el que sólo hablo de auxiliares temporales sin felicitar a los auxiliares fijos, que han estado agauntando en las kiddies, que ese es otro infierno que hay que saber soportar. Ya sabéis: papás, nenes llorones, abuelas, mochileros, parejitas,...

12 comentarios:

davydan dijo...

He Aitor ¿a que sienta bien soltarlo todo y no quedarse nada? jejeje no discrepo con usted en nada.
Aparte de felicitar a los Auxiliares temporales y fijos por su labor este verano, tambien felicitar a los Operadores que los han sufrido y que ahora volveremos a bajar un ratito a la republica independiente de Cartoo Village.

Mr. Rific dijo...

Yo no soy amante de esta clase de parques de atracciones (nunca me han atraído demasiado) pero estoy seguro de que si acabo yendo a uno próximamente, no s eme quitará de la cabeza este post cada vez que vea a un empleado en actitud "extraña".

Jeje, molan estas historias sobre los entresijos de las empresas y sus empleados de infantería.
¡Ánimo con la próxima camada!

bob dijo...

En éste parque o es una cosa o es otra porque están la escoria de auxiliares temporales malos tal y como has expuesto pero es que tampoco molan los que hacen "todo bien" al 100% (te saca un poco de quicio). Pero vamos no solo pasa ésto con los temporales.

Aitor Maiden dijo...

@ davydan: he decidido que el año que viene quiero ser como tú, y pasar a ser oprador cabrón nivel 3.

@Mr. Rific: más que ánimo con los siguiente, necesitamos ira y fuego.

@ bob: los que hacen "todo bien"? Eso es ironía, o que te gusta que tus esbirros cometan fallos?

El Zorrocloco dijo...

Dios, me acaba de dar miedo la idea de subirme en una montaña rusa operada por uno de estos O_o XDD A partir de ahora ya lo sé: siempre ir en temporada baja. No sólo evito colas, sino que estarán los que saben... XD

Mide a los niños con el medidor, le digo. "Lo tengo controlado a ojo", replica. Enhorabuena, usa el medidor. Buenísimo! XDDD

Txu Mifune dijo...

Yo no soy fija... en qué categoría me meto?? xDDD

@El Zorrocloco: como ya dijo Aitor en otro post, las atracciones están hechas a prueba de inútiles xD

Cinemagnific dijo...

Dios, que aberrantes experiencias XD

Maza dijo...

Quiero felicitarte por tu post, puesto que lo que dices es cierto, pero echo en falta un apartado, el de los auxiliares temporales que de verdad se han esforzado en su trabajo. Que son aquellos que aun sabiendo que en este verano no llegarán y les sonará la campana pudiendo acceder el año que viene como fijos discontinuos o como auxiliares incentivados, se han esforzado aun sabiendo que era imposible renovar despues del verano. No digo esto por que yo crea que he trabajado bien, ya que los que debeis valorar mi trabajo sois vosotros (los operadores) ya que si me valorara a mi mismo, seguramente me pusiera mejor de lo que lo he hecho, pero se de la existencia de estos auxiliares temporales que de verdad se han esforzado en su trabajo y pienso que se merecen una mención.

P.D: Quiero felicitarte otra vez por el blog, dices verdades como puños, pero te falta en vez de solo criticarm tambien valorar el trabajo de quien lo hace bien, que lo malo se ve rapido, pero lo bueno cuesta.

Murciégalo dijo...

Muy divertida la entrada. Sin duda te ha tocado lo peor de lo peor éste verano xD

Aitor Maiden dijo...

@ Zorrocloco: como bien dice Txu Mifune, las atracciones están a prueba de inútiles. Los inútiles pueden cometer negligencias, pero ya se encarga la máquina de no funcionar ante las negligencias.

@ Txu Mifune: a tí te meto en la categoría "tengo que ir lesionando auxiliares para seguir teniendo contrato de sustitución".

@ Cinemagnific: el caso es que este trabajo es como la serie de "Perdidos", que estan deseando irse de la isla, pero luego la echan de menos y quieren volver. Pues lo mismo.

@ Maza: es que los auxiliares buenos no tienen chicha para hacerles un post. Ya me encargo de darles una palmadita en persona cuando trabajan bien.

@ Murciégalo: la verdad es que me he curtido, pero hay operadores (y auxiliares)que con esta panda han acabado mas desquiciados.

Delgado dijo...

Yo hubiese sido un "empanao" en toda regla!
Te invito a mi blog:
http://allsmall-delgado.blogspot.com/

bea dijo...

ste año ha vuelto a pasar como otros años, q entran auxiliares malos, menos malos y buenos,y tb muy buenos,xo casi todos, ste año, se han portado bastante bien, y han hexo un buen trabajo, solo hay q saber yevarlos.otra cosa,felicidades a los operadores incentivados, q han sufrido y padecido todo el verano, con todo el calor, las atracciones d cartoon, ademas d kos padres bordes y maleducados, gracias a ellos, los operadores mas antiguos, hemos podido tener un respiro,