Seguidores

27 de febrero de 2011

Hay profesores que marcan, y luego está ésto.

Ayer por casualidad, curioseando entre cuadernos y libretas que guardo desde que tenía dientes de leche, encontré unos papelajos arrugados y carcomidos en los que coleccionaba frases épicas de mis profesores de Bachillerato. Lo primero que pensé fue que yo a los 17 años tenía letra de niña, y lo segundo que me vino a la cabeza es que yo a los 17 me veía a los 23 terminando una carrera universitaria y haciendo planes de independizarme. Hay que joderse cómo se alarga todo.

En fin, después de varios flashbacks que me asaltaron en ese rato, dije que esas frases eran dignas de publicarse en el blog. Pero no todas. Las que realmente valen la pena son las de mi profesor de Historia Contemporánea, al que llamábamos Chiquito. Este hombre estaba al borde de la jubilación, no medía mas de metro sesenta (de ahí su sobrenombre), y estaba ya para pocos trotes.

Este hombre estaba obsesionado con la economía. Hasta el punto de llegar a decir "cuánto mas se lee mas se entera uno, pero yo no me entero porque no he estudiado economía". Era un hombre mayor, y hacía uso de frases contradictorias típicas de la edad como "yo no sé qué mira la señorita que no está mirando" o redundantes como "yo estoy hablando siempre en serio, porque esto es serio, y más serio es en este tema que es serio". También aplicaba lógica en su discurso: "lo que todo el mundo sabe es que los hijos los tiene la mujer", continuado de un convencido "últimamente las mujeres hacen lo que les da la gana, y mi mujer hará, supongo, lo que tenga que hacer". Y permitidme dudar de sus métodos para imponerse a los alumnos: "mándame callar y yo me callo".

Otras frases épicas de este señor dignas de mencionarse son:
  • "Eso fue en 1778, después de la muerte de Franco". Insisto, era mi profesor de Historia.
  • "Con dos sueldos podemos...erg...pagar..ar...ar...er...mejor que...ergh... En fín, página siguiente"
  • "Me interesa dar clase y que me paguen" y "Un profesor está primero para cobrar y luego ya para enseñar". Por el interés te vi Andrés.
  • "Si yo voy a la ferreteria a por pan, no hay". La de veces que pudo decir esta frase...
  • "Los apuntes mejores son peores que el peor libro"
  • "El vino es una fuente de calor".
  • "Confieso mi ignorancia". Viniéndo del hombre que me tenía que enseñar Historia, no es una frase muy esperanzadora para aprobar con nota la asignatura.
  • "Lo que es así es así, y bueno, es así y así debe ser".
  • "No es lo mismo querer comer que coger una cuchara y un tenedor y ponerse a comer". Obsesión con la comida, al igual que en "Cómo lechuga pero no cómo filete".
  • "No sé que me pasa en esta pierna. La otra tiene la misma edad y no me duele".
  • "Cuánto mas tonta es la gente, mejor se arreglan las cosas", "¿Cómo voy a organizar un país si no sé organizar ni mi casa? y "Donde mejor se arreglan las cosas en este país es en los bares" son ejemplos de cómo nos instría sobre política.
  • "En Francia votan los que tienen 21 o más varones".
  • "Es como si yo soy chino y no hablo". Para lo que acabábamos entendiéndole, iba a ser lo mismo.
  • "Si queréis, hacemos una clase sobre la situación y convenencia de traer los libros".
  • "Si es que yo he leído el libro y vosotros no; yo necesito leerlo una vez, y vosotros seis". En el fondo, nos subestimaba.
  • Cuando alguien se pasaba una notita en clase, su respuesta era clara y concisa: "Llévese ese papel, porque en España hay que poner un sello para enviar cartas".
  • "Hay gente que con 40 años no está igual que como cuando hizo la comunión". Él sí.
  • "¡¡Yo me casé y no salí en ninguna revista, y democráticamente tengo el mismo derecho a hacerlo que los famosos!!". Me lo imagino vendiendo la exclusiva a ¡Hola!
 Las clases de Chiquito siempre terminaban en bronca con varios alumnos que terminaban desertando y dirigiéndose al despacho del profesor de estudios a quejarse del hombre. Muchas clases de Chiquito empezaban con 20 alumnos y terminaban con 4, siendo yo uno de esos 4. Que realmente éramos los mas cabrones, porque atendíamos poco, y para aparentar atención le preguntábamos cosas que ya sabíamos, lo cual hizo que nuestra nota de clase subiese como el precio de la gasolina.

Si algo aprendí con este hombre, es que para comprar pan, no debía ir a una ferretería. Lo malo es que no se molestó en decir dónde tenía que ir para poder adquirirlo.

7 comentarios:

bob dijo...

que grandes momentos pase con este hombre y con el cuarteto de la falsa atención.

H@n dijo...

Yo en Francia no voto, que solo tengo 3 varones, juer, qué rabia... y luego que nos llamen putas! >.<

Dios, son todas geniales... "Lo que es así es así, y bueno, es así y así debe ser" Amén! Más razón que un santo!

Aitor Maiden dijo...

@ bob: deberían inventar una máquina de hacer flashbacks para poder regresar a esos momentos.

@ H@n: este hombre soltaba mas frases lapidarias en una clase que Bruce Willis en toda su filmografía.

Zips dijo...

Creo que lo de apuntar paridas de los profes es una constante en la vida del estudiante. Hay cada personaje por ahí suelto en el mundo de la enseñanza... Eso sí, con el Chiquito me pierdo en algunas de sus frases tratando de encontrar algún sentido!

Aitor Maiden dijo...

@ Zips: no le busques sentido a lo que no tiene. Este hombre empezaba clases hablando de las invasiones napoleónicas y derivaba en su huerto de tomates y pepinos.

Mr. Rific dijo...

Jaja, qué recopilación más buena!

Yo tenía una profe de física que cada vez que explicaba un problema jodido remataba con la siguiente frase: "Esto es tan sencillo como el milagro de los panes y los peces".
La dijo cientos de veces... hasta que un día se le trabó la lengua y dijo que era tan sencillo "como el milagro de los PENES y los peces".

Jamás volvió a utilizar la coletilla pero la frase pasó a la historia...

Aitor Maiden dijo...

@ Mr. Rific: de física tuve yo a un profesor que sacó a una chica a resolver un problema y ella dijo "he cometido un error". La respuesta del profe fue "¿error? Error fue el que cometió el Real Madrid al fichar a Anelka! Lo que a tí te pasa es que no tienes ni puñetera idea!"