Seguidores

2 de marzo de 2011

Alabama: el diablo no viste de Prada.

Hoy toca rajar de alguien cercano. Resulta que en mi real life tengo una amiga a la que yo me dedico a querer mientras ella se dedica a odiarme. Algunos la conoceréis: Alabama.

Momento publicitario: visitad la entrada de su blog donde habla sobre mí pinchando aquí.

¿Quién es esta señora y como llegó a mi vida? Pues cómo llegó no me acuerdo, solo sé que hemos trabajado en el mismo campo de concentración y que hemos compartido varias sesiones de cine y varias juergas en Madrid, en Bronxlabrada y en el vertedero. ¡Ah, coño, ya me acuerdo! La conocí un día en el que el puto Bob me dijo que íbamos a salir por ahí y me dijo "viene Alabama" y yo le contesté "¿y esa quién pitote es?". Creo que mas o menos fue así.

Alabama en su máxima expresión.
Esta chavala casi siempre va de elfa hippie por la vida. Es más, viste y se peina como una elfa hippie. Y su afición favorita aparte de jugar con su conejo, que tiene nombre y no sé de qué color es, es degradarme como persona, como ser humano y como ácido nucleico. Además, tiene el ego subidito, lo que pasa es que el mío rivaliza con el suyo y no le deja ni desarrollarse ni labrarse un futuro digno. Pero la cosa se solventará en una batalla multitudinaria entre robots con forma de koala carentes de afecto enfrentados a osos pandas provistos de nunchakus y bananas, cuyo desenlace conoceremos en el siglo 23 y 1/2.

¿De qué estaba hablando yo, que me pierdo? ¡Ah, sí, de la tipa ésta!

Alabama y el señor Aitor Maiden comparten gustos: cine, música...y cine. Lo que pasa es que ella se cree superdotada, y se cree dueña y señora de Hobbiton. Es de esas chicas que para evitar la humillación, dicen "yo me leí Crepúsculo, pero cuando todavía no era conocido", a lo que yo respondo que tan marica es el que da por culo como el que recibe. Paso de explicaros la metáfora. Además, tengo sospechas de que en la sombra conspira contra mí, y que es líder de algún grupo social simpatizante con el Frente Popular de Judea. Y me falta por mencionar su bipolaridad, porque hay días que le da por querer a la gente, y en días consecuentes le da por dejarte mensajitos en el tuenti de muerte, destrucción y vísceras esparcidas por la pared. Le encanta hacerme sufrir, es algo así como mi Catwoman particular, pero sin látigo, sin uñas y sin traje de cuero. Vamos, una Catwoman cutre.

Tengo la sensación de que es una orgullosa que te cagas, y que en el fondo me quiere y me ama, pero jamás lo admitirá porque la rebajaría a la altura del resto de los mortales. Yo se lo perdono. Lo que no la perdono es que le guste el homicidio la fiesta nacional, que a lo mejor ya se le ha pasado la tontería y estoy hablando sin saber, pero vamos que si es así, ya se encargará de darme dos collejas. Total, aunque no me las merezca, me las llevaré sí o sí. Luego está el hecho de que a la pava mi coche le da risa. No, no es que mi coche sea lo que la haga reir, que también podría ser, sino que ella en su interior muta de "Alabama fría y serena" a "Alabama deja de reirte que al final hiperventilas". Y mientras se ríe en el interior de mi carro, intenta hablar a la vez. Así pasa, que acaba invocando fuerzas de la naturaleza paranormales y un policía acaba llamándome por la ventanilla con una escopeta en la mano.

Creo que me falta hablar de sus habilidades: poner cara de gato indignado y tocar las narices. No hay mucho que explicar, solo quería decir que sabe hacerlo. Bueno, y a veces dice alguna frase ingeniosa. Y se caga en el rectorado de su universidad, en la madre que parió a las secretarias. Pero eso lo hace cualquiera.

El demonio engatusando a un pobre mortal.
Y no puedo terminar esta entrada sin mencionar su tatuaje de la muñeca: una estrella con tetas. Que ella dirá que es un símbolo astrohiperbálico con un significado desprovisto de significante... Chorradas y cuentos de viejas, es una estrella con tetas. Y punto. Una pena que esta temporada no empiece de auxiliar en el campo de exterminio para que yo pudiese tener la oportunidad de explotarla un poquito. Quizá en verano.


P.D.: Mensaje para Alabama: te cojo prestadas sin permiso las fotos del tuenti, ¿vale?

P.D.D.: Gracias a esta entrada he aprendido a añadir leyendas a las fotos.

9 comentarios:

Alabama dijo...

OMG XD

Lo primero, esa foto choni-poki de coña me la vas a pagar... ¿Cómo te atreves a poner eso?

Por lo demás... Me das mucho miedo, joder. Es que de verdad.. A ver qué dices de orgullosa? Ese eres tú que tienes un ego que no te cabe en el cuerpo, y lo de la poli y la escopeta no fue culpa mía, fue por tu pañuelo, siempre sospechan de los heavies.

En serio, mejor me callo y lo vuelvo a leer que me he reído mucho y mi coneja se llama Tora.

Pd: Cabe una pequeña posibilidad de que te haya salido una entrada redonda, no sé por qué me conoces tan bien, prefiero no pensarlo.

Pd2: Catwoman cutre lo será Bob.

Aitor Maiden dijo...

@ Alabama: A) Con esa foto podrías proponerte invadir Polonia, que lo conseguirías. B) Pues cuando voy yo sólo en el coche, nunca me paran, y menos con una escopeta en la mano. C) Que encima es coneja.

Anónimo dijo...

yo me se de dos que van a acabar en el altar :3
que bonito


*********
Un rastafari habló.

Captcha: imodn

Aitor Maiden dijo...

@ el señor Rastafari: previo paso por la funeraria.

Sar@! dijo...

Los que se pelean....

Alabama dijo...

@Rastaman anónimo: Uy cuando te vea Dar... digo, anónimo. A todo esto ¿por qué escribes lo del captcha, por si tiene algún mensaje secreto para el maestro?

@Sar@! ... se divierten peleándose. Es un hecho, si no no me hablaría con este espécimen.

Aitor Maiden dijo...

@ Sar@: los que se pelean...patada en los cojones.

Anónimo dijo...

@Alabama:
@Aitor:
Solo es cuestion de dejar el amor florecer. Los que se pelean terminan a hostias xD

el captcha, hay que ponerlo, el maestro lo dice. Ademas, es mania, soy usuario de 4 chan habitual, y es habitual poner el captcha.
Captcha: kruel (que adecuado)
Un rastafari anonymous.

Zips dijo...

Jajajaja! Todo un personaje Alabama. Aunque claro, conociéndote a ti, es lógico que te juntes con gente más o menos igual de pinzada.