Seguidores

12 de marzo de 2011

Abrazando farolas.

Este lunes, si nadie lo evita regalándome varios millones de €uros, vuelvo a tajolandia. Lo cual significa dos cosas: que pronto volverán mis entradas de "Mis aventuras en Parque Warner", y segundo, que pronto tendré una depresión postvacacional. Así que esta misma noche me he propuesto emborracharme como si el apocalipsis estuviese a la vuelta de la esquina.

La verdad es que yo no soy muy de emborracharme, creo que ya me bebí todo lo que pude beberme durante mi adolescencia. Alguna vez me quedé dormido rodeado de gatos, alguna vez creí que los coches me hablaban, y creo que una vez me tuvieron que llevar a rastras a casa entre dos. Todo muy divertido hasta que llegó la catarsis que supuso el trauma definitivo para abandonar el alcohol. Tal anécdota la describí aquí. Yo soy mas de estar tirado en un banco comiendo pipas y haciendo gilipolleces en un parque.

Pero hoy, casi cinco años después, me la voy a volver a pillar, o eso pretendo. Mas que nada porque todos van a acabar intoxicados, y antes que ser el único ebrio que les tenga que aguantar, me uno a ellos. Y porque si me entra la llorona ya estará por ahí Alabama para consolarme y recordarme porqué la vida tiene sentido.

Y es que mis borracheras no eran siempre divertidas. Me acuerdo de una... Mas bien no me acuerdo de una, porque esto que os voy a contar lo hago según varias personas me han ilustrado, que una noche en las fiestas de Paletobrada me bebí una botella de 43 yo solito, mas las cervezas y calimochos previos. A partir de este punto comienzan mis divagaciones y cito lo que me han contado. Al parecer, me entró un ataque de locura al que solo le faltó que la piel se me pusiese verde para ser Hulk. Y me dio por querer pegar a un amigo (Pablo_rudeboy en twitter) y perseguirle por todo el recinto ferial. Que ya son capullos mis amigos que en vez de intentar determe y darme dos guantás, se partieron la polla. El caso es que el pobrecillo acabó encerrado en un baño portatil mientras yo sacudía patadas y puñetazos al pequeño armario desde fuera, y gritando improperios varios.

Y juro ante la corte celestial entera que yo soy la persona menos agresiva de este planeta. Pero vamos, también es verdad que por aquella época, Pablito se merecía una paliza por la de tonterías que hacía y decía. Bueno, y creo que en la época actual también se la merece. Pero hoy se libra, que se ha rajado de ir a Argüelles prefiriéndo irse a su pueblo. Que hay que ver la obsesión que tiene la peña con los pueblos, que ahí solo hay casas bajas en medio del monte y cabras con sus respectivos pastores.

Creo que después de que se me pasase el delirio agresivo, me dí el lote con varias tías y tíos. Pero tampoco me acuerdo. Y creo que me entró la llorona.

La mañana siguiente tuve resaca y la cara hinchada. Y un moratón.

En una nalga.

Espero acordarme de lo de hoy para poder contarlo con mis propios recuerdos y no por lo que me cuenten los demás.

12 comentarios:

Illuminatus dijo...

Mis borracheras, aparte de comedidas (mi primera resaca fue tan asesina que no fue un nunca más sino una admisión de que era posible que volviese a suceder y no lo pudiese contar) suelen caer del lado de lo filosófico y acabo muchas veces viendo claras cosas que a lo mejor bloqueo conscientemente. Algunas de mis mejores decisiones las he tomado a la mañana siguiente, ya lúcido pero con otro punto de vista. Claro que ya te digo que nunca tan a lo burro.

Patitiesa dijo...

Yo es que soy más de querer a todo el mundo por encima de todo y proclamarlo a los cuatro vientos. Bueno, y de pedir más bebida.
Pero claro, cada uno... unos quieren, otros pegan y otros se follan a todo lo que se mueva. Hay gente pa tó.

Anónimo dijo...

muy bueno el blog, teinio a que pases por el mio se llama MAQUINAS INDUSTRIA y esta dedicada al mundo de las maquinas industriales, sus repuestos, herramientas, herramientas electricas,

http://maquinasindustria.blogspot.com

Anónimo dijo...

muy bueno el blog, teinio a que pases por el mio se llama MAQUINAS INDUSTRIA y esta dedicada al mundo de las maquinas industriales, sus repuestos, herramientas, herramientas electricas,

http://maquinasindustria.blogspot.com

El Txino Cudeiro dijo...

Yo el problema que tengo con el beber es que me descojono de to...
Acabo con unas agujetas en la panza y en la cara de tanto reirme que son insoportables, pero lo bien que me lo paso, eso no me lo quita naide,jeje!!

niño neutro dijo...

A mi tb me da por descojonarme de todo y todos.
Al final como fue? abrazaste muchas farolas? pegaste a muchos amigos? que tal la resaca?
Nos tienes en ascuas!!!!!!!!

Alabama dijo...

Bueno... Tras la borrachera de esa noche no sé si harás un post pero puedes añadir a tu lista las conversaciones que tuviste con la puerta de emergencia. No sé qué le contaste exactamente pero yo os veía futuro juntos.


Pd: Encima das por hecho que yo aguantaría tus lloreras, que fe.

Aitor Maiden dijo...

@ Illuminatus: hay algunos filósofos que para llegar a las conclusiones a las que llevaban, tenían que llevar una muy buena encima.

@ Patitiesa: las borracheras cariñosas a mí no me han salido nunca.

@ El Txino Cudeiro: así acabé yo el sábado, decojonándome de todo y hablando con una puerta de emergencia.

@ niño neutro: tal y como prometí, acabé abarazando una farola, y hablando con puertas de emergencia. Claro, mis amigos los cabrones se descojonarían.

@ Alabama: quizá si me entrara la llorera, a tí también, que las lloreras de gente borracha son contagiosas.

H@n dijo...

YO ya conseguí mi propio record de emborracharme en cualquier día de la semana, con clase o con festivo... diría que no soy muy de beber... pero miento, si bebo, me la pillo... y es que no tengo mucha tolerancia a la cerveza, que es lo que más suelo beber >.<

Murciégalo dijo...

Buena suerte. Yo estoy intentando dejarlo.. es un vicio caro...

ANRO dijo...

Querido Aitor, una mamada de guisqui (o ron) al año, tampoco hace mucho daño....Bueno, quien dice al año, dice al mes o si me apuras a la semana. Soy de la opinión, y que me perdonen los que piensen en contra, que una buena entonada te afila el intelecto.
En estas últimas semanas que he pasado en tu tierra, mejor dicho en Alcalá, he bebido unos buenos caldos, y me han servido unas buenísimas copas de ron habanero, que es el que me pone, y me lo he pasado pipa.
No te preocupes por la vuelta al tajo....el bajón vuelve a poner las cosas en su sitio.
Suerte y un abrazote....Ah, me he echado unas buenas risas con tu texto.

Aitor Maiden dijo...

@ ANRO: tienes toda la razón, pero yo no soy muy de beber, que a mi me llaman el niño de los zumitos. Espero que lo pasaras bien por aquí.


P.D.: Prometo actualizar pronto, a muy tardar el martes. Que el finde va a estar liadillo con el curro.